Mejora calidad ovina en los Cuchumatanes

La Feria del Cordero, que se celebró recientemente en Chiantla, Huehuetenango, fue una oportunidad para que los criadores de ovejas  exhiban la calidad de los ejemplares.

Por Mike Castillo / Huehuetenango

Productores exhiben sus ejemplares en la feria, esta semana, en Chiantla, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Productores exhiben sus ejemplares en la feria, esta semana, en Chiantla, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

La edición 21 de la Feria del Cordero, que se celebró esta semana en Los Planes del Cordero, Chiantla, Huehuetenango, es considerada una oportunidad para que los criadores de ovejas en la Sierra de los Cuchumatanes exhiban la calidad de los ejemplares y consigan negocios que mejoren su economía.

Uno de los organizadores comentó que en la tradicional feria participaron unos seis mil productores agrícolas y criadores de ovejas de la región, quienes destacaron los avances en el mejoramiento del ganado ovino.

Añadió que en la actividad también se exhibieron semillas nativas de los Cuchumatanes y variedad de hortalizas mejoradas.

Alfonzo Loarca, jurado calificador, dijo que la Feria del Cordero promueve la calidad de los animales y mejora de la economía de los productores, quienes deciden adoptar procesos que contribuyen en el mejoramiento de la producción ovina.

“Las 21 ferias que se han organizado en este lugar han marcado un gran avance, pues los mejores ejemplares pueden competir a escala internacional”, explicó Loarca.

Añadió que las hembras que antes pesaban unas 50 libras, ahora llegan a pesar 300; y los machos de 55 libras ahora pesan hasta 450, lo que refleja los avances que se han obtenido en ese tipo de ganado en los Cuchumatanes.

Cuando se trata de un ovino mejorado, este se cotiza por más de Q2 mil 200, mientras que una oveja alcanza un precio de Q300, explicó.

“Hay una enorme diferencia porque la genética ha permitido aportes importantes en el ganado, lo que favorece el producto”, agregó.

Miguel Ángel Figueroa, representante de la Asociación de Organizaciones de los Cuchumatanes, dijo que desde que se organizó la primera feria ha habido una masiva participación de instituciones, organizaciones y productores.



Los ganadores son premiados por uno de los jurados, en la Feria del Cordero. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Los ganadores son premiados por uno de los jurados, en la Feria del Cordero. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)


Capacitación

Figueroa señaló que durante la feria los participantes son capacitados sobre cambio climático, biodiversidad, mejoramiento de productos y ovinos.

“Estamos satisfechos porque los resultados son buenos para las comunidades”, refirió.

Figueroa resaltó que la feria contribuye a la economía, pues en las diferentes actividades que se realizan tienen la oportunidad de contactar a empresarios, con quienes hacen negocios.

Además de los productores de ovinos participan agricultores, quienes constituyen la base productiva del departamento, y son beneficiados por las mejoras que se tienen de semillas y la rentabilidad de las cosechas.





Concurso

Arturo Mejía, ganador del concurso de esquilar, dijo que ese tipo de actividades promueven la unión y el desarrollo de las comunidades.

“Es la primera vez que participo en este concurso, en el cual compiten pocos productores, porque la lana ha dejado de ser materia prima en textiles”, expresó.

Según Rolando Gómez, de la Fundación para la Conservación y el Ecodesarrollo, en Chiantla, Todos Santos Cuchumatán y San Juan Ixcoy, hay unas 10 mil familias que poseen rebaños con un promedio de 25 ovejas, aunque existen algunos que superan las 400 cabezas.

“Cuando un joven se casa, el padre le da su herencia y aquel forma su propio rebaño, que manejado técnicamente puede ofrecer beneficios, sobre todo si es con apriscos, el método semiestabulado que permite un crecimiento rápido de los animales”, resaltó.