Justicia

Autores de bombazo en autobús desafían a Gobernación

La muerte de un pandillero  en  la cárcel de máxima seguridad Fraijanes 1 representa, según el exministro de Gobernación  Carlos Menocal, un desafío, tanto para las autoridades del Interior como para la estructura criminal del Barrio 18, pues significa que existen facciones dentro de la red.

Por Jerson Ramos

Descontrol en las cárceles origina impunidad para las acciones criminales, dicen expertos en seguridad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Descontrol en las cárceles origina impunidad para las acciones criminales, dicen expertos en seguridad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Menocal se refirió a dos conclusiones que se pueden obtener de un video que fue publicado ayer por integrantes de la pandilla, entre quienes se observa al máximo jefe de la red, Aldo Dupie Ochoa Mejía, alias el Lobo, quien confiesa la autoría del crimen contra Óscar Armando Lorenzana Gómez, alias el Arjona, a quien le atribuyen la explosión de una bomba en un bus, en San  José Pinula, el pasado 6 de marzo.

La primera es que grupos de delincuencia organizada  que permanecen en las prisiones  actúan sin temor a consecuencias.

“Actúan con total impunidad y  las autoridades no pueden hacer nada para detener este tipo de actividades. En el video se ve a guardias penitenciarios que observan cuando se graban las declaraciones”, señaló.

En la grabación también se nota que hay células de la estructura criminal que no están conformes con los jefes y actúan a su gusto, lo cual podría traducirse en una pugna interna por poder, refirió el exministro.

“Habría que analizar si no se trató de un intento por callar a una persona que tenía información sobre lo ocurrido en San José Pinula”, manifestó.

Menocal exigió al presidente Jimmy Morales asumir su responsabilidad y afrontar la situación con políticas y acciones concretas para incrementar la seguridad ciudadana.

“No me empacho en decirlo. El presidente tiene que ser responsable y actuar contra los grupos criminales. La gente común vive con miedo por las acciones de los mareros y quieren que el Estado responda”, enfatizó.

Falta de control

Corinne Dedik, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, opina que los pandilleros actúan conforme a sus normas y no a las   del Sistema Penitenciario (SP), por lo cual aseguró que la institución no mantiene el control de las cárceles ni de los reos.

“El SP no tiene el control de las prisiones ni de los reclusos, y estos actúan con sus propias normas y con total impunidad”, criticó Dedik.

La analista Lorena Escobar, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, considera que el mensaje que se difundió fue claro y directo para otros integrantes de la estructura.

“Ellos demuestran quiénes son y qué pueden hacer, además de mantener el código de conducta impuesto a quienes integran la estructura; la jerarquía y la obediencia que se debe guardar”, señaló.

Dedik y Escobar coincidieron en la necesidad de esclarecer el caso.