Justicia

Condenan a 35 años a hombre asesinó a maestra

A  35 años de prisión fue condenado  Julio César Mejía García, alias el Voltio, por el asesinato en 2013 de Celia Margarita Ballesteros, de 55 años, directora del Instituto Básico por Cooperativa ubicado en Canalitos, zona 24.

Por Glenda Sánchez y Jerson Ramos

Julio César Mejía García, alias el Voltio, fue condenado por haber asesinado a una maestra. (Foto Prensa Libre: MP)
Julio César Mejía García, alias el Voltio, fue condenado por haber asesinado a una maestra. (Foto Prensa Libre: MP)

Entre las pruebas presentadas por el Ministerio Público (MP) que tomó en cuenta el  Tribunal Octavo de Sentencia Penal se encuentran las imágenes captadas en los alrededores de la escena del crimen y además de la declaración de los testigos.

Por este caso también fueron condenadas Victoria Yaneth Rodríguez, sentenciada a 30 años de cárcel y una menor de 15 años quien fue sancionada a seis años de privación de libertad en régimen cerrado en una correccional.

El crimen ocurrió el 21 de septiembre de 2013, cuando la víctima, quien tenía 25 años de laborar en el establecimiento que llevaba su nombre, ingresaba a su vivienda luego de su jornada laboral.

Minutos después de la muerte, la PNC detuvo a las supuestas atacantes, Rodríguez, y una joven de 15 años que aún portaba el uniforme de su escuela. Se les incautó una pistola 9mm, cinco cartuchos útiles y un cargador.

También se les decomisó dos teléfonos celulares, en los cuales se encontraron mensajes que hacían referencia a la coordinación del ataque. "Viva te quiero porque en la esquina está la Policía", se leía en un mensaje del teléfono que portaba la adolescente y que supuestamente lo envió Rodríguez.

Mejía García fue capturado en abril del 2014, en un edificio de cuartos de alquiler en la 8 avenida y 7 calle, zona 7, colonia Quinta Samayoa. Investigaciones detallan que él habría disparado contra la docente.

El MP confirma que los agresores de Ballesteros fueron captados por videos y cuentan con dos testigos presénciales.

A Mejía García también se le vincula con la muerte del piloto de un mototaxi, un campesino y dos miembros de pandillas rivales.

Al momento de su captura se le incautó una pistola calibre 9mm, una tolva y 13 municiones, 86 cartuchos para fusil, una bomba de gas lacrimógeno y Q4 mil en efectivo.

Paso a paso

Ballesteros solía caminar todas las tardes las 10 cuadras que separaban su casa del establecimiento, que era custodiado por la Policía por tratarse de una zona conflictiva.

Las cámaras cercanas al parque de Canalitos captaron, el 19 de septiembre del 2013, a las 17.57 horas, cuando Mejía García y Rodríguez se reunieron, y luego atravesaron la calle y esperaron en la esquina de la residencia de Ballesteros.

A las 18.02, una colegiala cruzó también la calle y se reunió con ellos, les entregó el arma y un minuto después los dejó solos.

La Policía descubrió que la estudiante ya había estado en un correccional de menores en el 2012. La silueta de Ballesteros asomó en la cámara a las 18.04.

A las 18.10, ella intentó abrir la puerta de su casa, cuando Mejía García caminó hacia ella y con frialdad le disparó, haciéndole cuatro heridas. La pareja desapareció, narró el juez segundo, Carlos Aguilar.

Hay dos testigos presenciales de quienes la Fiscalía se reservó los nombres. Uno de ellos describió acertadamente cómo estaba vestido el Voltio.

Los detalles de la vestimenta coincidieron con lo que observaron posteriormente en el video.