Justicia

Crece vulnerabilidad a ciberdelitos sexuales

El uso de dispositivos electrónicos a temprana edad y la falta de controles por parte de los padres hacen que los niños sean más propensos a convertirse en víctimas de delitos sexuales cibernéticos, según fuentes  consultadas.

Por Geldi Muñoz Palala

Menores acceden a redes, a veces sin supervisión; delincuentes se hacen pasar por jóvenes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Menores acceden a redes, a veces sin supervisión; delincuentes se hacen pasar por jóvenes. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los expertos señalan la necesidad de que exista una ley que tipifique los delitos  informáticos, para una mejor protección a los usuarios en el ciberespacio.

Mynor Pinto, fiscal de sección adjunto de la Fiscalía contra la Trata de Personas del Ministerio Público (MP), refirió que todas las personas son posibles víctimas, pero los niños y adolescentes son más vulnerables, pues hay menores que con ocho años  manejan dispositivos con redes sociales e internet. “Eso les permite interactuar con cualquier persona en el ciberespacio y tener esa tendencia a ser víctimas de cualquier delito”, aseveró.

Según Misael Torres, agente fiscal de la Agencia de Delitos Sexuales, de la Fiscalía de Niñez y Adolescencia Víctima,  por cada 10 denuncias que reciben dos se  relacionan a redes sociales.

Refirió que entre las denuncias más comunes que se reciben se encuentra el sexting —práctica de intercambiar fotografías, videos o snapchat de desnudos por medio de Facebook, Twitter y otras redes—, y los afectados se encuentran en un rango de edad entre 12 y 15 años.

Torres comentó que en muchos casos  las víctimas han sido contactadas por desconocidos que usan perfiles falsos.

“Hace poco logramos individualizar a un sujeto. La chica de 15 años dice que lo conoció por Facebook y empezaron a mensajear y mandarse fotografía, y quedaron un día en conocerse, y él abusó sexualmente de ella”, indicó.

Otro caso es el de una niña de 12 años que aceptó la solicitud de amistad en Facebook de una mujer con quien empezó a comunicarse. Esta le pidió una fotografía desnuda y la menor se la mandó. Luego la empezó a amenazar y a decirle que se la  mostraría a la familia y compañeros de clase.

Un ejemplo más es el de un pequeño de nueve años a quien le violentaron la cuenta de Facebook,  robaron su foto y montaron su rostro en otras de personas teniendo sexo. “Estos casos se trabajan por violación a la intimidad sexual”, aseveró.

Torres explicó que cuando los casos son de menores que han cometido un ilícito por medio del sexting se hace un procedimiento especial, en el que incluso los padres pueden ser sancionados, pero si pasan de los 13 años son remitidos a la Fiscalía de Menores Transgresores y el juez puede darles hasta una pena con privación de libertad.

Otro de los delitos que se cometen por medio de la red es la pornografía infantil, que encuadra en la trata de personas.

El fiscal Pinto resaltó que en el caso de la trata, es la víctima quien proporciona los insumos necesarios para la investigación, mientras que cuando se contempla como delito autónomo; es decir, lo comete quien posee material pornográfico de personas menores de edad en dispositivos electrónicos u otra forma lo difunde y comercializa, y lo produce, es más complejo, porque se da en redes que funcionan en diferentes países.

Otra forma de captar a  personas por vía electrónica es el grooming, que es una antesala al abuso de un niño. Una persona adulta se hace pasar por alguien de la misma edad y empieza a seducir al menor con propósitos de índole sexual.

Pinto refirió que debido a la falta de una legislación que tipifique este delito como tal, cuando se consuma el hecho o se comprueba la finalidad se puede  encuadrar  como  corrupción de menores, pero si no se consuma, no existe otra figura.

El experto resaltó que, por ejemplo, este delito tiene una pena baja, por lo que ahí es donde se hace necesario que exista una ley específica para delitos informáticos y que se establezcan penas mayores a los cinco años para que no sean inconmutables. Además se podría obligar a las empresas proveedoras del servicio a conservar los datos de usuarios que comparten pornografía infantil u otros ilícitos.

José Leonett, coordinador de la Red Latinoamericana de Informática Forense (REDLIF Guatemala),  señaló que el sexting tiene mucha incidencia en instituciones educativas, y que tiene conocimiento que hay jóvenes que incluso venden las fotos hasta en Q200.

Gloria Castro, de la Procuraduría de la Niñez y Adolescencia de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), recomendó efectuar campañas en centros educativos para evitar que se den estos casos, porque a veces los menores no tienen la madurez para comprender que pueden  cometer un delito.

Leonett añadió que en el caso de los adultos  se da la sextorsión, cuando una pareja se pelea o divorcia y las fotografías o vídeos comprometedores que se hicieron desnudos o teniendo relaciones sexuales los usan para que vuelvan o tener a los hijos.  Otra forma es el ciberacoso, cuando se usa fotografías para chantajear a otra persona.

En cifras

Estas son algunas estadísticas sobre los delitos.

  • Dos de  cada 10 denuncias que recibe la Agencia de Delitos Sexuales de la Fiscalía de Niñez y Adolescencia Víctima se relacionan con las redes sociales.
  • La PDH ha recibido 31 denuncias por delitos sexuales cibernéticos en el 2016.
  • La Unidad contra la Pornografía Infantil del MP reporta ocho capturas por pornografía infantil este año, y la Sección contra Delitos Informáticos de la PNC, cuatro.
  • Un agresor puede dedicarse a victimizar no solo a un menor, sino

Se trabaja propuesta de ley

El viceministro de Tecnología del Ministerio de Gobernación, Wálter Girón, recordó que en mayo pasado se inauguró la Unidad de Delitos Informáticos en la Policía Nacional Civil (PNC), para darle seguimiento a denuncias que el MP investiga sobre pornografía infantil y otros delitos informáticos, y que además trabajan en coordinación con otros países.

En cuanto a la legislación, refirió que se trabaja en una propuesta de ley de delitos informáticos, que incluya todo lo establecido en el Convenio de Budapest, que es el referente más alto en el mundo en cuanto a estos delitos.

En el Congreso existe la iniciativa 4055 desde el 2009; sin embargo, no ha sido aprobada.

Para tomar en cuenta

Recomendaciones para evitar ser víctima.

  • Un  ejemplo del peligro en las redes es José Luis Osoy Hernández, ligado a proceso por violación con agravación de la pena y plagio o secuestro,  en febrero pasado.
  • Osoy  utilizaba perfiles de mujer en Facebook para captar a jóvenes entre 12 y 17 años, y abusarlos sexualmente.
  • Diego Teos, jefe de Sección contra Delitos Informáticos de la Policía Nacional Civil, indicó que por ello es importante el control y supervisión de los padres o responsables de los menores, en el uso de las redes sociales.
  • Refirió que se debe revisar frecuentemente el número y lista de amigos en los perfiles de redes sociales, y eliminar a los no conocidos.
  • Agregó que se debe hacer uso de los filtros de privacidad de las redes sociales, para no hacer pública información sensible de la familia o bienes. Sugirió  no subir fotos o datos que puedan servir para identificar, ubicar o chantajear.