Justicia

Decomisan más de mil libras de filetes de pez vela

Catorce costales conteniendo filetes secos de pez vela fueron incautados la tarde de este viernes por las fuerzas de seguridad en la zona 1 capitalina.

Por Carlos Álvarez y Byron Vásquez

Más de mil libras de filete seco de pez vela fue decomisado este viernes. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Más de mil libras de filete seco de pez vela fue decomisado este viernes. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

La Fiscalía de Delitos contra el Ambiente del Ministerio Público (MP) y agentes de la División de Protección a la Naturaleza (Diprona), de la Policía Nacional Civil (PNC), realizaron un operativo en el mercado La Presidenta, ubicado en la 21 calle entre la 2a. y 3a. avenida de la zona 1 capitalina.

En el lugar las fuerzas de seguridad localizaron 14 costales que contenían mil 34 libras de filete de pez vela, especie que vive en el Pacífico y Atlántico guatemalteco y actualmente se encuentra en peligro de extinción.

En el operativo participaron técnicos del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), que indicaron que esa especie está protegida desde 2009 y es prohibido cazarla y comercializarla, agregaron que no es posible establecer con certezas cuantos peces representa lo incautado.

En el operativo fueron detenidas cinco persona, Lorenzo Ajpop Lobos, 42; Carlos Chiti Us, 37; Julio Feliciano Chiti Us, 35; Juan Manuel Mendoza, 35, y un menor de 17.

Las autoridades hicieron un llamado a la población para que no compren este producto porque en principio es ilegal y fomenta la pesca y tráfico ilegal de la carne de pez vela, además afecta la biodiversidad del país y su consumo puede ser dañino para la salud.

Los expertos de Conap indicó que para reconocer cuál es la carne tipo de pez las personas deben tomar en cuenta que los filete son muy grande, tienen fibras muy evidentes de color corinto y tienen un color más oscuro a los de otras especies.

Agregaron que el consumo de esta carne puede ser nocivo para la salud de las personas debido a que hay evidencia científica de que en la carne de este pez se acumula mercurio, el cual es altamente toxico para los humanos  por lo que se considera carne de segunda.

Las autoridades indicaron que debido a la Semana Santa las personas buscan este tipo de productos en los mercados y esto impulsa a las personas a exponerse a comerciar los filetes con el riesgo de ser detenidos.