Justicia

Testigo señala contubernio entre el PP y Byron Lima

Byron Lima fue uno de los hombres más poderosos de la cárcel, según la investigación del Ministerio Público, y también habría recibido dinero de Mauricio López Bonilla para boicotear las elecciones cuando ganó el Partido Patriota.  

Por Jerson Ramos y Roni Pocón

Alejandra Saraí Reyes Ochoa, quien fuera esposa de Byron Lima, declaró ante el Ministerio Público (MP) sobre los negocios y disputas que mantuvo el militar durante el tiempo que estuvo en prisión. 

El ente investigador anunció que dentro del caso de la muerte de Byron Lima y 13 personas más dentro de la Granja de Rehabilitación Pavón, siete personas colaboran como testigos.

Reyes Ochoa aseguró al MP que Byron Lima y el exministro de Gobernación Mauricio López Bonilla tenían buena relación y que la victoria del Partido Patriota le sumó autoridad y dinero a Lima.

Previo a los comicios, Byron Lima habría recibido un pago de López Bonilla, jefe de campaña del Partido Patriota en ese entonces, por Q350 mil para quemar vehículos y alterar las elecciones, así como impedir que afines al partido Líder pudieran votar, dijo en su declaración. 

La declaración de Alejandra Reyes fue escuchada este jueves, entre los audios presentados ante el juzgado de Mayor Riesgo A.

Lucha de poder

Reyes confirmó que existía un conflicto entre Byron Lima y Marvin Montiel, según Reyes el problema entre ambos reos surgió porque el exmilitar lo aislaba.

Reyes contó en el testimonio que en una ocasión Lima Oliva simuló la ejecución de un ciudadano colombiano que estaba en prisión, porque Marlon Monroy alias el Fantasma, le había pagado US$ 30 mil por el crimen.

Reyes recordó que Lima Oliva le mostró un video donde un hombre aparentemente era decapitado, pero le dijo que no era real, sino que se trataba de un montaje. Al ver eso, Reyes dijo que le recomendó que tuviera cuidado, porque podrían descubrir su engaño, pero Lima le respondió: “El mundo es para los listos”.

En el testimonio agregó que Lima Oliva hizo una fiesta en la prisión el 30 de junio de 2016, por la celebración del Día del Ejército, pero que para entonces Montiel estaba molesto porque lo aisló en una mesa recóndita junto a su familia.

En el testimonio dijo que Montiel Marín estaba enojado el día de la fiesta y habría fotografiado a Lima Oliva en estado de ebriedad, pese a que era una de las cosas que tenía prohibido, dijo Reyes Ochoa.

Acotó que Byron Lima vendía droga dentro de la cárcel al igual que el Taquero, y que ambos “tenían un cocinero” (Una persona que prepara los narcóticos).

Reyes dijo que Montiel inicialmente era cuidado por mareros dentro del centro carcelario, pero que dos meses antes del crimen, el Taquero cambió a su séquito de seguridad por integrantes del grupo de los Zetas.

Lima supuestamente le contó a su conviviente que tenía una amenaza de muerte de pandilleros, quienes planeaban tirarle una granada, esa intranquilidad lo llevó a armarse y comprar chaleco antibalas.

Sobrina de Sandra Torres y esposa del Taquero durante la audiencia de primera declaración por el caso de la muerte de Byron Lima. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Sobrina de Sandra Torres y esposa del Taquero durante la audiencia de primera declaración por el caso de la muerte de Byron Lima. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

La ex conviviente de Lima dijo que el día del homicidio llegó a la morgue y en ese lugar estaba una trabajadora del Fantasma y que posteriormente recibió un mensaje del Palidejo, donde le comentaba que tenía conocimiento de quien había cometido el crimen.

Otra persona le habría dicho que el homicidio de Lima era el resultado del crimen contra un allegado de Eduardo Villatoro Cano, conocido como Guayo Cano.

Reyes aseguró que el primer pleito entre el Taquero y Lima Oliva lo tuvieron en la cárcel de Matamoros, pero que posteriormente en Pavón se hicieron enemigos.

Dijo que Montiel Marín tenía una ferretería dentro de la cárcel y que esa situación molestaba a Lima Oliva que quería apropiarse del negocio. Además confirmó que tenía asignados para su seguridad a guardias del SP.

Sumado a que Montiel habría logrado conseguir más permisos que el propio Lima y que percibía que estaba adquiriendo más poder, porque Montiel Marín estaba logrando ingresar de todo de forma descarada.

Lima Oliva le contó que se había enterado que el Taquero lo quería matar, pero que él no lo creyó, y después del crimen se enteró que quien mató a Lima Oliva fue alguien apodado Chalana, aliado de el Taquero.

Las normas de Lima

Según la ex conviviente de Byron Lima, él tenía la potestad de ingresar todo lo que quería a la cárcel y que ni el director, ni el personal del SP se oponían, tenía entrada libre para abastecer sus negocios, incluso en algunos vehículos del SP ingresaba el licor.

Para la noche buena y Navidad, Lima Oliva prefirió que las visitas se quedaran la noche dentro de la cárcel y les pagó a los guardias para que lo permitieran.