Justicia

Guardias administran prisiones sin criterios

Las 21 cárceles a cargo de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) no tienen directores con experiencia o grados académicos que los califiquen para ocupar el puesto y, al contrario, son los guardias con más tiempo de laborar quienes administran las prisiones.

Por Henry Pocasangre

Familiares de reos, en la granja de cumplimiento de condena Canadá, Escuintla, piden información sobre sus parientes, luego del motín del domingo pasado.
Familiares de reos, en la granja de cumplimiento de condena Canadá, Escuintla, piden información sobre sus parientes, luego del motín del domingo pasado.

En el manual de puestos de la Oficina Nacional de Servicio Civil es requerida una licenciatura en Ciencias Sociales. De mayo a septiembre del 2012 fue impartido por última vez un curso sobre administración de los centros penitenciarios, y quienes lo recibieron ya no laboran en la dependencia.

El motín del domingo, en la granja de cumplimiento de condena Canadá, Escuintla, demuestra, según exdirectores de Presidios, que la colocación de guardias en direcciones no cumple con los requerimientos legales al mismo tiempo que se ignoran los protocolos vigentes.

No cumplen perfil

Eddy Morales, exdirector de Presidios, reconoció que los centros de detención deben estar a cargo de profesionales con nivel universitario, abogados, sociólogos y psicólogos. “El remedio les salió peor que la enfermedad. No hago de menos la capacidad de los guardias, pero desconocen aspectos del ámbito legal y la objetividad de los protocolos de seguridad”, opinó.

Las cárceles

  • Región central: centros de detención preventiva para hombres de la zona 1 (Matamoros), para hombres de la zona 17 (Mariscal Zavala), para hombres de la zona 18, de delitos menores y faltas para hombres de la zona 18, preventiva para mujeres de la zona 18 (Santa Teresa), preventiva para hombres (Pavoncito), para hombres Fraijanes I y II, Granja de Rehabilitación Pavón y Centro de Orientación Femenina (COF).
  • Región Sur: centros de detención preventiva para hombres y mujeres, Suchitepéquez; granja de rehabilitación Canadá, y de alta seguridad de Escuintla.
  • Región oriente: de detención preventiva El Boquerón, Santa Rosa, y para Hombres y Mujeres Los Jocotes, Zacapa.
  • Región occidente: granja de rehabilitación Cantel, Quetzaltenango; preventiva para hombres, Quiché, y preventiva para hombres y mujeres, Chimaltenango.
  • Región Norte: de detención preventiva para hombres y mujeres de Cobán, Alta Verapaz; para hombres y mujeres de Santa Elena, Petén; para hombres y mujeres de Guastatoya, El Progreso, e igual para Izabal.

Otra razón que señala Morales es que el Ministerio de Gobernación nombró a guardias con el fin de disminuir costos y ahorrarse el pago de quienes cumplen el perfil.

“En este caso no se avala la decisión, porque es cierto que tienen carrera penitenciaria, pero deben tener otro perfil. No digo que no pueden ser guardias, pero el resultado lo tenemos ahora”, destacó Morales.

El también exdirector Anthony Pivaral considera que lo ocurrido en la granja penal Canadá no es algo que se genere de un momento a otro, sino, al contrario, es planificado y en algunos casos las autoridades son alertadas.

“La granja de Canadá es la que más problemas ha dado desde su creación, donde más motines y fugas hay”, acotó.

Pivaral explicó que cuando estuvo en el cargo inició un proceso de contratación de directores y subdirectores para todos los centros de detención, logrando 350 expedientes de profesionales; sin embargo, el proceso fue suspendido por las actuales autoridades.

“A los guardias los ascienden y les dan el mismo salario. No existe una clasificación de puestos y sueldos. Les dan los cargos y pueden tener la experiencia, pero se necesita un grado académico”, dijo Pivaral.

Herman Santo, exdirector de la Escuela de Estudios Penitenciarios, destacó que en su administración elaboraron un pénsum de estudios de 18 semanas para formación de personal para administrar cárceles. “Todos los directores de centros que recibieron el curso están destituidos”, señaló. Dijo, además, que de esa fecha hasta hoy no se han dado más clases y que los guardias nombrados no tienen las capacidades.

Ignoran protocolos

Morales afirmó que en el caso de Canadá los guardias debieron haber coordinado de forma inmediata con las fuerzas de seguridad pública y evitar que el conflicto se saliera de control.

La norma está plasmada en el Acuerdo Gubernativo 304-2014, que instruye a Gobernación para pedir apoyo al Ejército y Policía Nacional Civil para el mantenimiento de la seguridad perimetral de las prisiones.

Pivaral aseveró que existe un protocolo general y otro por centro, y considera que el problema es de quienes llegan a las direcciones, pues improvisan o se dejan llevar por guardias con más tiempo de servicio.

Santos opinó que las normas vigentes no se están siguiendo por la falta de experiencia del actual Director General para poder interpretarlos.

Alexander Toro, actual titular de la DGSP, afirmó que el nombramiento de guardias al mando se dio en mayo, antes que asumiera. Afirmó que está en proceso la búsqueda de personas idóneas. “De 100 personas en el polígrafo cuatro ganan”, añadió.

Toro aseguró que quienes están al mando son personas operativas con experiencia, y que el conflicto en Canadá fue por la diferencia entre los 71 guardias y los 3 mil 44 reos. “Se aplicaron los protocolos inmediatamente”, puntualizó Toro.