Justicia

Juez pide alertas rojas a Interpol

Dos semanas han pasado desde que el Juzgado Cuarto de Primera Instancia Penal emitió al menos nueve órdenes de captura internacional, con fines de extradición de al menos nueve personas vinculadas con el fraude de más de Q60 millones del denominado caso Valat —financiera que operó sin autorización en el país—.

Por Jerson Ramos

Archivado en:

Caso Valat Tribunales
Eddy Salay Barillas es el único procesado por la estafa en el denominado caso Valat. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Eddy Salay Barillas es el único procesado por la estafa en el denominado caso Valat. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Las alertas rojas fueron solicitadas a la Policía Internacional (Interpol), para colocar fotografías de los señalados en los 190 países que integran el aparato de seguridad.

Entre las personas investigadas se señala al guatemalteco Asdrúbal Estuardo Portillo Jiménez y al mexicano Enrique Martín Villalobos Gómez. Los nombres de las otras siete personas se mantienen en reserva judicial, según se informó en la judicatura.

Se cree que varios de los vinculados al caso podrían estar en México, de donde es originaria la Financiera Valat International Holdings, Ltd.

Largo proceso

  • A la fecha han sido devueltos Q5 millones a varios afectados.
  • Entre 2003 y 2006 la Financiera Valat Internacional Holdings operó sin autorización.
  • El expediente es controlado por la jueza Jisela Reinoso.
  • El caso permaneció en reserva hasta el 2011.

Al momento, el único procesado por el caso es Eddy Armando Salay Barillas, quien fue enviado a juicio el 7 de julio del 2014. Aún está pendiente que se desarrolle la audiencia de recepción de pruebas, luego de la cual se determinará qué tribunal conocerá el juicio en su contra.

Salay Barillas afronta proceso por cinco delitos, entre los cuales se destaca lavado de dinero y caso especial de estafa. Acciones legales de la defensa han retrasado el proceso.

Hechos

La financiera funcionó en el país sin autorización de la Superintendencia de Bancos, y captó fondos de 75 clientes.

Las pesquisas determinan que la financiera cambió la figura de sus clientes, de inversionistas a accionistas del hotel Las Américas, donde operaba, a quienes se les ofrecieron ganancias por el dinero que habían entregado.

Posteriormente el dinero fue trasladado a México, a donde huyeron varias de las personas contra quienes ahora existen alertas rojas de búsqueda por la Interpol.

El hotel se encuentra bajo intervención judicial, para controlar sus finanzas.