Justicia

Jueza presenta pruebas de descargo ante pesquisidor

Cinco horas duró la audiencia en donde la jueza Cuarta de Instancia Penal, Jisela Reinoso Trujillo, presentó las pruebas de descargo ante el juez pesquisidor Gustavo Adolfo Dubón, que conoce el caso en su contra por supuesto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Por Byron Vásquez y Jerson Ramos

La jueza Jisela Reinoso, sale de la audiencia de cinco horas en donde presentó sus pruebas de descargo. (Foto Prensa Libre: Rodrigo Mendez).
La jueza Jisela Reinoso, sale de la audiencia de cinco horas en donde presentó sus pruebas de descargo. (Foto Prensa Libre: Rodrigo Mendez).

Al concluir la diligencia, que se llevó a cabo a puerta cerrada, la juzgadora indicó que presentó documentos contables que acreditan la adquisición de los bienes que le señalan como “mal habidos”.

El 27 de febrero pasado, el Ministerio Público (MP) ratificó la denuncia contra Reinoso Trujillo.

Según el ente investigador, la juzgadora habría incurrido en los ilícitos de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito e incumplimiento de presentar su declaración patrimonial en la Contraloría General de Cuentas desde el 5 de marzo del 2004.

Sus finanzas

Morales detalló al salir de la audiencia que una de las principales pruebas con que se cuenta son los estados financieros del núcleo familiar de Reinoso, en los cuales se determina que sus ingresos no son compatibles con las adquisiciones de bienes que ella llevó a cabo.

En este caso se señala que la juzgadora incrementó su patrimonio en Q1 millón 439 mil 924.37 entre el 2010 y septiembre del 2014, sin que haya razón justificada o lícita.

Con ese dinero, el 4 de abril del 2013 habría adquirido una vivienda en el condominio Lazos de Fraijanes, la cual está registrada a su nombre, así como dos vehículos de lujo que compró en el 2014.

La investigación preliminar indica que el costo de la vivienda asciende a Q2 millones 357 mil 439.70. Reinoso pagó Q775 mil 982.90 como enganche. El resto sería pagado en abonos de Q1 mil mensuales, por 20 años, y cada julio se depositaría una cuota extraordinaria de Q20 mil, para cancelar Q32 mil por año.

Durante ese tiempo, al saldo inicial se le sumaría el 8 por ciento de intereses.

“En el estudio financiero preliminar elaborado por esta comisión se destaca que para el pago del enganche la jueza debitó de sus cuentas Q442 mil 78.44, el resto del enganche correspondiente a Q333 mil 904.46 no provino de movimientos bancarios, ni se refleja tampoco en las cuentas de su esposo e hija”, indica el memorial.

Además, entre junio del 2013 y julio del 2014, la jueza efectuó abonos de entre Q40 mil y Q50 mil, los cuales suman Q295 mil 89.59, dinero cuyo origen es desconocido.