Justicia

MP descarta miles de casos y reduce mora

Un total de 518 mil 659  denuncias depuró el Ministerio Público (MP) entre 2014 y 2015, los cuales equivalen a un 40 por ciento de todos los casos en mora que  se recibieron en la actual administración.

Por Claudia Palma

De este grueso de expedientes, 194 mil 299 han sido eliminados por los propios fiscales, lo cual entraña un riesgo de discrecionalidad y negación de justicia, por la celeridad con que fueron desechados, según los expertos.

Las oficinas del MP en Escuintla, Mixco y Chinautla  incrementaron diez veces, en 2015, los expedientes rechazados en comparación con el 2014, según informes internos  a los que Prensa Libre tuvo acceso.

Las fiscalías liquidadoras, encargadas de desestimar u ordenar que se reanuden las investigaciones en los casos antiguos,  fueron creadas para facilitar salidas a esos procesos, explicó Rottman Pérez, secretario de Política Criminal del MP.

Aun cuando se trata de casos que estuvieron abiertos durante las décadas de 1990 y principios del 2000, el problema que varios expertos jurídicos ven es la celeridad y los criterios para depurar.

“Será necesario hacer un estudio sobre la calidad de la gestión de la Fiscalía Liquidadora y que esta no se convierta en una maquinaria más de impunidad de casos que, por diversas razones, no quisieron ser investigados”, dijo  la analista Carmen Aída Ibarra.

En el pasado, la desestimación y el archivo fueron desnaturalizados como salidas procesales, recordó.

Discrecionalidad

El hecho  de que se presente la denuncia de un delito no implica que este exista pero  “lo importante es establecer criterios de desestimación. El  MP apenas tiene presencia en 34 municipios  y hay mucha discrecionalidad en los fiscales y poco control en el interior de la República”, comentó el penalista Juan Rodolfo Pérez Trabanino.

“La desestimación no es positiva bajo ningún aspecto”, de acuerdo con Marco Sagastume, presidente del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala. Estas medidas probablemente sean tomadas por la falta de una parte pidiente, documentación incompleta y sobresaturación de casos, justificó.

El número de desestimaciones no es desproporcionado, a criterio de Mario Taracena Coyado, presidente de la Asociación de Jueces y Magistrados. Advirtió, sin embargo, que muchas víctimas desconocen sus derechos.

“El MP debe notificar al denunciante  que esta fue desestimada y que puede  acudir a un juzgado. El fiscal debe ser careado y explicar los motivos para desecharla. El juez puede o no confirmar la decisión”, detalló.





Prescritos

Una de las razones por las cuales muchos casos son desechados es que están prescritos, asegura el secretario de Política Criminal del MP. La prescripción —en Derecho— se refiere a la  conclusión y equivale a que deja de tener efecto legal.

Hay tres salidas  para un caso: La primera es la desestimación en sede fiscal, y  depende de la decisión del mismo fiscal que recibe el caso. La segunda es someter la decisión a criterio de un juez, quien aprueba que el caso se archive.

La tercera salida es la investigación o reactivación de las pesquisas.

El Código Procesal Penal establece, además, el criterio de oportunidad que se aplica cuando la pena del delito perseguido no supera  cinco años y la participación del implicado es mínima.

Esa misma normativa incluye la suspensión condicional de la persecución penal para los  delitos culposos y los tributarios, recordó Pérez.

Petén figura en la lista de los departamentos más violentos, en donde  se registraron más de 50 homicidios por cada cien mil habitantes, según datos de la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Seguridad. Esa sede desechó mil 736 expedientes en el 2014,  y 14 mil 705, en el 2015.

Fiscalías como esta tenían un “acumulado histórico” de denuncias, pues en la administración anterior se les pedía a los fiscales no rechazarlas, justificó Pérez.

El exsecretario privado del MP, Javier Monterroso,  niega ese extremo: “Estos son números con los que debe tenerse mucho cuidado, pues elevan las desestimaciones para reducir las cifras de impunidad”.

Según los datos proporcionados por la misma Fiscalía Liquidadora, por medio de la vocera del MP, Julia Barrera,    220 mil casos han sido  desestimados.

Fiscales entrevistados afirmaron que se les pide una cuota de  20 a 30 casos mensuales.

En  Quetzaltenango,  en el 2014 fueron desestimadas mil 181 denuncias, y el año pasado esa cifra se ubicó en 12 mil 226 —935 por ciento más—.  Ante los altos índices de delincuencia y corrupción fue instalada una nueva sede de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

La Fiscalía de Alta Verapaz  eliminó los números rojos de las denuncias no tratadas en un 562 por ciento. En el 2014, los expedientes rechazados fueron dos mil 44,  y pasaron a 13 mil 530 en el 2015.

Procesos

Rechazos en 2016

  • Durante el 2016, el Ministerio Público (MP) desestimó 113 mil 562 denuncias.
  • Las desestimaciones efectuadas en las fiscalías son encabezadas por el delito de amenazas, seguidas por las lesiones leves y los hurtos.
  • En los juzgados, en cambio, el delito más rechazado fue el de violencia contra la mujer, seguido del hurto agravado y  robo agravado.
  • El MP también desestimó 974 casos de homicidios.
  • A la lista se suman 683 denuncias de violación.
  • También figuran 75 denuncias de tráfico y almacenamiento ilícito  que no fueron tomadas en cuenta.
  • Denuncias  de abandono de niños y personas desvalidas, estupro,  agresión sexual y cohecho pasivo han sido también desechadas.