Justicia

Mujeres son condenadas por tráfico ilegal de fármacos

Cuatro mujeres fueron sentenciadas por el Juzgado Sexto de Primera Instancia luego de comprobarse su participación en una red que traficaba fármacos ilegalmente.

Por Joel Suncar

Las detenciones se efectuaron el 8 de julio de 2015 en las zonas 9 y 19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las detenciones se efectuaron el 8 de julio de 2015 en las zonas 9 y 19. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Patricia Isabel Urrutia Vicente, María Teresa Mash Dónis, María del Carmen Estrada de Rosales y Silgi Raquel Amézquita García fueron condenadas por tráfico ilegal de fármacos, drogas o estupefacientes por la vía del procedimiento abreviado.

Las cuatro fueron aprehendidas el 8 de julio de 2015 de forma flagrante en las afueras de la Unidad Nacional del Atención al Enfermo Renal Crónico (Unaerc), informó el Ministerio Público (MP).

Según la fiscalía, el juzgado les impuso una pena de tres años de prisión conmutables a razón de Q10 por día y una multa de Q500.

Por este caso también fueron arrestados José Mario Pérez Velásquez, Leonel Rosales Estrada, Mayro Leonel González Pineda, Mirian Guevara Rodríguez y Moisés Humberto Colindres Luna.

También Edwin Rolando Alvarado Gómez, Gilmar Rivas Molina, Denis Ángel Acajabón Salazar y Vilma Judith Burrión de Acajabon, quienes están a la espera de la audiencia de etapa intermedia.

Desmantelan estructura

Una red que vendía medicamentos propiedad de Instituto Guatemalteco de Seguro Social (IGSS) fue desmantelada el 8 de julio de 2015 por las autoridades.

El MP comenzó las pesquisas a partir de una denuncia efectuada el 17 de marzo de 2015 por personal del IGSS, quienes indicaron que un grupo de personas vendían fármacos propiedad del Seguro Social.

Según las pesquisa, los detenidos contactaban a los enfermos que llegaban al IGSS a recoger medicamentos, los convencían para que les vendieran las medicinas y luego de recibir el producto lo revendía afuera de la sede del Seguro Social autonomía, ubicado en la zona 9.

La fiscalía estableció que el producto estaba a la venta en el mercado La Florida, zona 19, y también era comercializada en la Unaerc, situada en la zona 1.