Justicia

Niñez sigue vulnerable

Registros demuestran que prevalece la saña contra los menores y que las agresiones contra infantes persisten ante la falta de educación y arraigadas  costumbres.

Por José Manuel Patzán

Marciano Rivera y Albertina Recancoj purgarán 40 y 30 años, respectivamente, por el homicidio de uno de los dos hijos, que murió por desnutrición aguda y agresiones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Marciano Rivera y Albertina Recancoj purgarán 40 y 30 años, respectivamente, por el homicidio de uno de los dos hijos, que murió por desnutrición aguda y agresiones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las fotografías de niños con quemaduras en los pies y manos son solo algunas de las pruebas que la Procuraduría General de la Nación (PGN)  guarda para comprobar ante los juzgados las agresiones  de las que son víctimas los niños. Según expertos, el problema persiste por  falta de educación y hábitos culturales de los padres.

Tres niños, entre 3 y 5 años, juegan en una de las salas contiguas a las oficinas de la PGN. Quien los observa posiblemente dirá que no sufren de  problemas, pero expertos de esa dependencia refieren que muchos tienen “marcas que les quedan para toda la vida”.

Ayer se conmemoró el Día Mundial para la Prevención del Abuso contra los Niños y Niñas, mientras en el país el Ministerio Público contabiliza, hasta octubre, más de 10 mil denuncias de maltrato infantil y 5 mil más por violencia sexual contra menores.

En la PGN las historias de menores maltratados, la mayoría de veces por sus padres, son contundentes. Fotografías de un pequeño de 6 años con los pies quemados es, por ejemplo, uno de los casos documentados por la Procuraduría de la Niñez y Adolescencia, de la PGN.

Otro fotograma confirma el abuso físico contra un niño de 7 años en Quetzaltenango. El menor sufrió quemaduras graves en sus manos y necesito ser intervenido en un centro asistencial, luego de ser rescatado por la PGN.

Hasta julio, la Procuraduría había intervenido y rescatado a 3 mil 942 menores cuyos derechos fueron vulnerados de distintas formas.

De la cifra total, mil 492 han sido enviados a un albergue temporal de la PGN, debido a que han sido víctimas de abuso emocional, agresión física , agresión sexual y maltrato negligente, según las estadísticas.

Para el sociólogo  Edmundo Urrutia, el maltrato hacia la niñez continúa por la falta de educación y porque los padres creen que golpear a sus hijos es un valor.

Agregó: “Si todos tuvieran estudios de bachillerato o universitarios  tendrían mejores conductas. En esta sociedad a la gente le cuesta salir adelante. Esto los frustra, los pone agresivos y se desahogan con sus hijos”.

El procurador de la Niñez y Adolescencia, Harold Flores, coincidió en que el maltrato se debe a las malas costumbres de disciplina inculcadas en los padres; sin embargo, se puede superar.

Flores explicó el caso de una menor de 7 años que fue rescatada en el mercado La Terminal, en la  zona 4. “La niña regresó a la escuela y ahora es abanderada, las terapias no logran que olviden lo que les  pasó, pero sí que vivan de mejor manera”, explicó.

Jorge de León, procurador de los Derechos Humanos,  a través de un comunicado reconoció que la niñez no vive con dignidad y es víctima de maltratos. "La pobreza agrava las posibilidades de que este sector de la población sea víctima de maltrato por sus padres y familiares  y esa dependencia familiar dificulta que los casos sean denunciados", aseveró.

Lesiones más comunes

El médico Forense Jorge Destarac, del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), indicó que se diferencian los golpes accidentales y los provocados con diferentes objetos.

  • Se ha   determinado que las lesiones más comunes  en menores agredidos  son  en la espalda, piernas y glúteos.
  • También  se encuentran fracturas en brazos y piernas, razón por la cual algunos  son hospitalizados.
  • Los objetos  más utilizados en el maltrato físico a niños  son las correas o cinchos, y los alambres de conducción eléctrica.
  • Las mordeduras de adultos en el cuerpo de bebés recién nacidos también son comunes, detalló   Destarac.
  • El Síndrome del niño sacudido,  se refiere a la agresión en contra de un bebé cuando es sacudido en repetidas ocasiones sujetándolo  de los brazos.
  • El síndrome del niño sacudido provoca hemorragias cerebrales y fracturas en los brazos de los menores.
  • Con la tecnología digital  se puede establecer si las fracturas y otras lesiones en el infante  son antiguas o recientes,  según los forenses del Inacif.
  • Las agresiones físicas, sexuales y emocionales, se dan en menores de 0 a 18 años, refieren los expertos en  análisis forenses consultados.