Justicia

Robo de motos va en aumento este año

Petén, Escuintla, Huehuetenango y la capital son los lugares donde  más casos se registran.

Por Julio Lara

Del 1 de enero al 30 de agosto de este año, fueron robadas cuatro mil 228 motocicletas, según la Policía Nacional Civil (Foto Hemeroteca PL).
Del 1 de enero al 30 de agosto de este año, fueron robadas cuatro mil 228 motocicletas, según la Policía Nacional Civil (Foto Hemeroteca PL).

El parque vehicular de motocicletas se ha incrementado en los últimos años, así como la demanda de repuestos, por lo que el crimen organizado ha incursionado en el robo y desmantelamiento de las mismas.

Los factores que han popularizado ese medio de transporte son los altos precios de los combustibles y la facilidad para adquirirlas.

Pero la delincuencia se dio cuenta que las motos  podían ser útiles para cometer hechos ilícitos o quitarles las piezas y, en consecuencia, hallaron un negocio boyante.

“Las roban para desmantelarlas y vender las partes, o las venden con alteraciones”, de acuerdo con un investigador policial. Del 1 de enero al 30 de agosto de este año, fueron robadas cuatro mil 228 motocicletas, según la Policía Nacional Civil (PNC).

Para las autoridades, es el segundo delito contra el patrimonio cometido por estructuras organizadas.

Se sospechaba de que muchas de las motos robadas a escala nacional eran enviadas a Petén, porque en ese departamento operaba una estructura que desmantelaba y vendía vehículos robados.

El 28 de septiembre último, en un operativo efectuado por la Policía y el Ministerio Público, denominado plan Jaguar, se desarticularon las organizaciones delictivas los Bocadilleros, los Mima, los Escalera y los Lobos.

El segundo departamento con mayor incidencia en robos de motos es Escuintla. 

Codiciadas

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) informó que en el 2014 el parque de motos en el país había aumentado 439 por ciento en la última década. Eso también atrajo a bandas delincuenciales.

Luis Paniagua, asesor de la Fuerza de Tarea contra Robo de Vehículos, informó que cada año hay cien mil nuevas motos en circulación en el país. Explicó que los departamentos con mayor incidencia de ese delito son Petén, Huehuetenango, Escuintla y la capital.

Paniagua indicó que hay diferencia entre robacarros y los ladrones de motos. En el caso de estos últimos, prefieren modelos recientes, a partir del 2013. La razón, comentó, es que las motocicletas se deterioran con mayor rapidez.

Extorsión

Una de las características de esas bandas en Escuintla, afirmaron los investigadores, es que después haberlas robado, contactan a los propietarios y les exigen cierta cantidad de dinero para la devolución del vehículo. De no entregarlo, las desarman.

En el resto de departamentos, el 45 por ciento son hurtos y robos. Respecto de los robos, en muchos casos se dan a mano armada, cuando al conductor le interceptan el paso. También ocurre el hurto cuando el dueño deja el automotor estacionado en la calle.

Los detectives de la División Especializada en Investigación Criminal refieren que tienen información de que en la capital hay unas seis bandas de ladrones de motos.

Las más buscadas

  • Stu Velasco, subdirector de Investigación Criminal de la Policía, afirmó que para desarticular las bandas de robamotos se requiere de muchas horas-hombre, que comienza con el análisis de la incidencia criminal.
  • Luego de determinar qué bandas cometen ese hecho ilícito, también analizan el tipo de motos sustraídas y la manera de operar de la estructura criminal.
  • Las motos más usadas por sicarios son las de 125 y 175 centímetros cúbicos, por su estabilidad y velocidad.