Justicia

Senabed ha recibido unos Q387.4 millones

Desde su creación en el 2012, la Secretaría Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio (Senabed) ha recibido el equivalente a unos  Q387 millones 405 mil, derivado de incautaciones y extinciones de efectivo a personas y grupos que han cometido algún ilícito.

Por Henry Pocasangre

El expresidente Otto Pérez Molina busca que la justicia no le extinguia entre sus bienes la finca que compró en Chimaltenango, (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El expresidente Otto Pérez Molina busca que la justicia no le extinguia entre sus bienes la finca que compró en Chimaltenango, (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

De ese total, Q99 millones 974 mil 745.68 y US$4 millones 707 mil 705.96 provienen de incautaciones; es decir, que solo son para administración con una medida precautoria. A pesar de la modalidad, la Senabed tiene la posibilidad de hacer uso provisional del mismo, darlo a instituciones, vender cuando son bienes o invertirlo.

La entidad ha recibido también US$18 millones 752 mil 98 y Q2 millones 536 mil 875.38, que ya han sido extinguidos, y el Consejo Nacional de Administración de Bienes en Extinción de Dominio (Conabed) se encarga de otorgarlo a las entidades que lo conforman. Además, Q3 millones 652 mil 620.61 y US$14 millones 38 mil 986 están en  proceso intermedio, entre incautado y extinguido.

Marvin Duarte, titular de la Senabed,  explicó que la mayoría de lo recibido proviene del narcotráfico, la corrupción, y bienes inmuebles, muebles, semovientes y efectivo producto del lavado de dinero.

¿Qué se gana?

Los beneficios para el Estado fruto de las confiscaciones llegan de dos maneras. La primera permite que las instituciones que integran Conabed puedan implementar nuevas unidades de investigación sin aumentar el presupuesto.

La otra manera es que las mismas entidades obtienen automóviles e inmuebles, que pueden usar para evitar erogaciones en arrendamientos y alquileres.

“Uno de los principios de la Ley es que prevalece sobre las demás leyes; es decir, no se puede dar porcentaje al Ministerio de Salud por ejemplo, que es lo que han dicho muchos, porque el destino no fue creado para eso”, indicó Duarte.

La Secretaría solo ha tenido un problema con un terreno extinguido producto del narcotráfico. La propiedad está en Izabal y cuando pobladores se enteraron que la persona había sido desapoderada, llegaron a invadir. La Senabed obtuvo un amparo para desalojarlos.

“Se han distribuido US$25 millones y Q45 millones, de acuerdo a los porcentajes de ley. Las instituciones lo usan para reforzar la seguridad y justicia”, enfatizó Duarte.





Los bienes

La Secretaría ha obtenido 111 vehículos incautados y 137 extinguidos, entre terrestres, aéreos y acuáticos, como automotores tipo agrícola y sedán, motocicletas, lanchas y otras.

A criterio de Duarte, las personas que obtuvieron las propiedades de forma ilícita no intentan recuperarlas. “Los bienes que se quitan jamás los quieren recuperar, porque no les es beneficioso saben que fue de manera ilícita. El problema es con las comunidades que al ver que se desapodera el bien de quien lo tenía, lo quieren tomar”, manifestó el funcionario. La Senabed ha recibido 28 armas extinguidas, de las cuales 13 las entregaron al Organismo Judicial. Contabilizan 41 inmuebles incautados y 49 extinguidos.

Por corrupción

El 2015 y 2016 han sido los años que más ingresos ha tenido la Secretaría.

El período pasado fueron US$7 millones y Q41 millones. Este año, US$5 millones y Q58 millones. Las incautaciones y extinciones han sido principalmente a personas involucradas en actos de corrupción, como los exmandatarios Otto Pérez y Roxana Baldetti.

De la ex vicepresidenta, la Secretaría tiene cuatro casas, un vehículo terrestre y cuatro de arena. De Pérez, la finca en Chimaltenango y tres lanchas pequeñas. Las cuentas de ambos suman Q15 millones 288 mil y US$536 mil.





Debe madurar

Lorena Escobar, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, considera que la Senabed aún está en proceso de maduración, pues tiene cuatro años de funcionamiento.

“La extinción de dominio es una figura que ha permitido hacerse de bienes y efectivo al Estado; los primeros años hubo mucha resistencia de sectores a esta ley, porque se pensó que podía ser usada como arma de persecución política”, afirmó.

Pensar en cambios

Lizandro Acuña, experto del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, afirmó que a pesar de los avances es necesaria una reforma a la Ley de Extinción de Dominio, porque complica la adquisición de bienes por terceros, además de impedir  traslado de fondos a  entidades que no sean de seguridad y justicia. “La ley debe analizarse; está diseñada con destinos específicos, se puede buscar mecanismos para canalizar fondos a educación y salud”, afirmó.