Justicia

Víctimas de Banco de Comercio piden investigar a notificador

Las víctimas por el cierre del Banco de Comercio (BC) manifestaron este miércoles en la Torre de Tribunales su rechazo al trabajo que el notificador Guillermo Estuardo Castro Boteo, quien labora en la Cámara de Amparos y Antejuicios de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), efectúa en la referida dependencia.

Por Jerson Ramos

Jorge Alfredo Sactic Estrada (al centro), es acusado de lavado de dinero y caso especial de estafa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jorge Alfredo Sactic Estrada (al centro), es acusado de lavado de dinero y caso especial de estafa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según Raúl Maldonado, representante de las víctimas del caso, Castro Boteo habría entregado dos notificaciones falsificadas, en las cuales se beneficia a Willy Zapata, exsuperintendente de Bancos, con un amparo para no ser citado a declarar como sindicado en el proceso.

Maldonado explicó que existen serios indicios para creer que la notificaciones son ilegítimas, y pidió a la CSJ intervenir en el caso y actuar en contra de Castro Boteo.

Adelantó que este viernes, los afectados por el fraude del banco podrían presentar una denuncia en el Ministerio Público en contra del empleado judicial, para determinar si incurrió en un delito.

Agregó que por más de un año se ha mantenido como cierto el beneficio a Zapata, pero que de manera reciente se enteraron de que los amparos provisionales fueron denegados.

Antecedentes

La Junta Monetaria suspendió las actividades del BC el 12 de enero del 2007, debido a insolvencia financiera de la entidad.

El hecho dejó la pérdida de Q1.8 millones y a más de 12 mil clientes del banco afectados.

Zapata lleva más de ocho años sin acudir a los tribunales de justicia para comparecer sobre su supuesta responsabilidad en el cierre del mencionado banco.

Las investigaciones de la Fiscalía indican que en su calidad de jefe de la Superintendencia de Bancos (SIB), tenía la obligación de conocer el estado financiero de los bancos y denunciar fallas en las operaciones de esas entidades, para evitar fraudes a los clientes.

En contra de Zapata, el órgano encargado de la persecución penal hace señalamientos de incumplimiento de deberes y omisión de denuncia.

El exfuncionario fue denunciado por inversionistas y cuentahabientes de la desaparecida entidad, por no haber alertado a las autoridades de acciones irregulares en las finanzas del BC, las cuales dieron como resultado la quiebra de la institución, en enero del 2007.

Según el expediente 01076-1998-00704, Zapata se enteró de las irregularidades, por su cargo al frente de la SIB, pero no hizo nada para evitar la estafa a más de 12 mil clientes del banco, la cual dejó Q1.8 mil millones en pérdidas.

El desarrollo del proceso ha sido entrampado por más de 12 acciones legales presentadas por Zapata, la cuales están encaminadas a evitar que un juez lo indague por la sindicación en su contra.

Sin autorización

La investigación por la quiebra del banco indica que durante 10 años trasladó el dinero de sus clientes a la off shore —entidad fuera de plaza— Organizadora de Comercio.

La denuncia contra Zapata fue planteada en el 2008, en la cual se le imputaban delitos de incumplimiento de deberes y omisión de denuncia.

Zapata dejó el cargo el 2 de marzo de ese año, al aducir un común acuerdo con las autoridades de gobierno de ese entonces.

Entre el 2004 y el 2008, Zapata dirigió la SIB.