Migrantes

Efecto Trump aún no golpea con fuerza

La frase “Make America great again —Hagamos América grande  otra vez—” ha traspasado fronteras acompañada de las acciones emprendidas por Donald Trump, quien hoy cumple cien días en la la presidencia de Estados Unidos.

Por Henry Estuardo Pocasangre / Guatemala

Migrantes hacen fila para efectuar trámites en el consulado móvil en Orlando, Florida.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Migrantes hacen fila para efectuar trámites en el consulado móvil en Orlando, Florida.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Desde su campaña, los discursos  de Trump estuvieron marcados por la criminalización de los migrantes residentes en EE. UU., contra quienes lanzó fuertes advertencias de deportaciones masivas.

No obstante, el discurso ha tenido un efecto parcialmente favorable pues las deportaciones distan de las de años anteriores y el flujo de recursos ha aumentado.

De hecho en este año se registra el aumento de 16.7 por ciento en el ingreso de remesas durante el primer trimestre de este año. Aunado a eso, la  deportaciones desde México y EE. UU. se han reducido en más de cuatro mil.

Hay expectativa

La viceministra de Relaciones Exteriores, Anamaría Diéguez, reconoció el temor fue intenso pero no se  han dado grandes deportaciones.

Fernando Castro, consultor migratorio, cree que la situación es temporal y se puede reportar un alza de retornados.

En lo político, el experto Jorge Wong resalta la presencia permanente de funcionarios de EE. UU., al tiempo que el Ejército refuerza la seguridad en fronteras.

  • Crecimiento acelerado

Los reportes del Banco de Guatemala (Banguat) indican un crecimiento del 16.7 por ciento en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo periodo del 2016, respecto del ingreso de divisas por remesas familiares.

El dato total es de US$1  mil 941 millones 352 mil, de enero a marzo de este año. En el 2016, el Banco reportó US$1 mil 662 millones.

La encuesta sobre migración y remesas de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) revela que la población beneficiada con el dinero enviado de EE. UU. es de seis millones 212 mil, en su mayoría, mujeres del área rural.

Castro considera que el aumento podría ser causado por anuncios de modificaciones a la Ley de Transferencias Electrónicas, que impondría un recargo de 5 por ciento a las remesas enviadas a 42 países, entre ellos Guatemala, con la intención de financiar el muro.

“Podría deberse al temor por las medidas que tomaría Estados Unidos”, dijo la viceministra.

  • Se reducen los retornos

Los procesos de deportación de Estados Unidos figuraban en los temas que más preocupaban a los connacionales y a las autoridades guatemaltecas, por las disposiciones ejecutivas de Trump.

Hasta el 27 de abril habían sido retornados nueve mil 873 connacionales desde EE. UU., de los cuales ocho mil 732 fueron hombres y mil 46, mujeres. Además hubo 95 niños y niñas.

Más remesas y menos deportados, vigilancia al país y refuerzo fronterizo son perceptibles en Guatemala a los cien días del presidente Donald Trump.

De México fueron retornados siete mil 840. De ese total, mil 710 eran menores de edad.

Esas cifras son más bajas que las reportadas en el mismo periodo del 2015 y 2016. Según  Diéguez,  al principio de la administración de Trump había “temor”, pero finalmente no hubo tantas deportaciones como era la expectativa.

Castro opina que las reducciones se pueden deber a las medidas ejecutivas del gobierno estadounidense, además de la época calurosa, que registra temperaturas hasta los 50 grados centígrados. Su expectativa es    que la migración vuelva a repuntar.

  • Relación de interés

Tres funcionarios y dos senadores han visitado Guatemala desde que Trump asumió la presidencia de EE. UU. Una estrategia o acciones diplomáticas serían la causa.

John Kelly, secretario de Seguridad Nacional, y William Brownfield, secretario para Asuntos Antinarcóticos, fueron los primeros en llegar.

Manuel Padilla, jefe de la patrulla fronteriza en Tucson, Arizona, llegó al país este mes.

A la lista se suman los congresistas Ileana Ros-Lehtynen y Albio Sires.

Para el politólogo Jorge Wong, la relación es estratégica y geopolítica. Considera que están definiendo la frontera en su “patio trasero”, que es México y el Triángulo Norte.

“Es una relación de interés”, opina Wong. “Al mismo tiempo que apoyan el Plan Alianza para la Prosperidad atacan a los migrantes”, remarcó. Otro aspecto que señala es la cooperación con el sector justicia, por medio del embajador Todd Robinson.

  • Fronteras son prioridad

El Plan Alianza para la Prosperidad, impulsado  desde el gobierno de Barack Obama, ha sido el promotor de la coordinación entre los países del Triángulo Norte —Guatemala, El Salvador y Honduras— para reforzar la seguridad.

El Plan contempla que el 25 por ciento de los recursos aprobados —unos US$187 millones— serían entregados, entre otras razones, si los países mejoran la seguridad en fronteras.

Guatemala ha desplegado  unos tres mil 500 soldados en brigadas ubicadas en departamentos cercanos a las fronteras, además de unos 250 que integran fuerzas de tarea y dos mil 250 que serán reubicados en la provincia desde los primeros días de mayo.

“El programa  más reciente es el Plan Fortaleza, apoyado por medio de entrenamiento y equipo por Estados Unidos”, reveló William García, jefe del Departamento de Prensa del Ministerio de Defensa.

En las prioridades del proyecto está  migración y narcotráfico.