Migrantes

Guatemalteca se refugia con sus tres hijos para evitar ser deportada de EE.UU.

Amanda Morales es una guatemalteca de 33 años, madre soltera, quien se refugió con sus hijos en una iglesia de Nueva York, tras recibir una orden de Inmigración para ser deportada.

Por Redacción

Amanda Morales y sus tres hijos permanecerán refugiados en una iglesia santuario en Washington Heights en Manhattan. (Foto Prensa Libre: Mundo Hispánico)
Amanda Morales y sus tres hijos permanecerán refugiados en una iglesia santuario en Washington Heights en Manhattan. (Foto Prensa Libre: Mundo Hispánico)

El caso de Amanda es el primero del que se tiene registro en la ciudad de Manhattan, Nueva York, a quien el Gobierno estadounidense le pide que salga del país como parte de las políticas de inmigración impulsadas por el presidente Donald Trump.

Morales tiene tres hijos, Dulce de 9, Daniela de 8, y David de 2 años, quienes son ciudadanos estadounidenses y aún así el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) dio la orden a Amanda que se presentara ayer a una cita, con un pasaje de regreso a su país con fecha máxima del 31 de agosto, porque sería deportada.

La madre guatemalteca optó por buscar refugio dentro de la iglesia Holyrood que se declaró un sitio santuario para los migrantes, en la comunidad de Washington Heights en Manhattan.

“Tengo miedo de lo que pueda pasar, pero a la vez me siento segura acá en la iglesia al lado de mis hijos”, dijo Morales a la agencia AP.





Amanda llegó en 2004 a los Estados Unidos en búsqueda de mejorar la calidad de vida para su familia y ahora espera que la corte conozca su caso para que Inmigración reconsidere su decisión, mientras eso sucede, permanecerá refugiada en la iglesia.

También contó a la agencia AP que decidió salir de Guatemala para huir de la violencia y la inseguridad y que desde entonces ha trabajado y asistido a todas las citas de ICE. “Lo que quiero es quedarme en este país con mis hijos para que no queden desamparados”, dijo Morales.

El reverendo Luis Barrios de la Iglesia de Holyrood dijo a Mundo Hispánico: “No podemos ser indiferentes al sufrimiento humano, el santuario hoy en día es una obligación moral que nos exige desafiar una ley de inmigración que es injusta”.

¿Qué pasaría con sus hijos?

Como sus tres hijos son nacidos en Estados Unidos, una de las preocupaciones es que al momento que Inmigración decida deportar a Morales, los menores pasen al resguardo del Estado, quedando como huérfanos y candidatos a la adopción.

La organización Movimiento Nuevo Santuario acompaña a Amanda en su caso y le ha brindado asesoría y fue la que buscó el refugio para Amanda y sus dos hijos, además hicieron gestiones para que políticos electos y otras organizaciones presenten hoy una petición a Inmigración para que conceda el permiso de estadía en ese país.

Varias personas han mostrado su apoyo a los migrantes y piden que no sean deportados. (Foto Prensa Libre: EFE)
Varias personas han mostrado su apoyo a los migrantes y piden que no sean deportados. (Foto Prensa Libre: EFE)

Deportaciones

Según la agencia AP, desde que el presidente anunció la campaña de mano dura contra los inmigrantes ilegales, se ha incrementado en 37% los arrestos sin autorización, en los primeros meses de este año, comparado con el año pasado.

Aunque el anuncio del gobierno de Trump fue que priorizaría la deportación de personas con historial criminal, según AP, la cifra de inmigrantes arrestados, sin récord criminal se ha duplicado.

Unas 800 iglesias en Estados Unidos han accedido a ser calificadas como iglesias “santuario”. Hace un año la cifra era sólo de 400, según la organización Church World Service de ayuda a inmigrantes.

En Austin, Texas, Hilda Ramírez y su hijo Iván, de 11 años, llevan casi dos años viviendo en la iglesia Saint Andrew, explicó a The Associated Press el padre Jim Rigby.

En Denver, Colorado, la mexicana Jeanette Vizguerra, madre de cuatro hijos, y quien vivió en iglesias durante 86 días, las abandonó finalmente en mayo después de que el gobierno le garantizara una cancelación temporal de su deportación.

Voluntarios en la iglesia de Santa Cruz aceptarán donaciones de comida y ropa para Morales y su familia.

Con información de AP y Mundo Hispánico