Política

Débil estrategia en internet

Las redes sociales cambiaron la dinámica que los políticos tenían para captar votos. La elección del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, es el ejemplo más empleado por los expertos.

Por Geldi Muñoz Palala

En Guatemala, Jimmy Morales también aprovechó las redes sociales para abrirse campo en la política; pero ahora, como presidente, se observa que no tiene una estrategia de comunicación.

Analistas hablan de que en Guatemala los funcionarios no han entendido la importancia de los medios digitales, que a través de redes como Twitter, Facebook, Instagram y Snapchat pueden informar y acercarse a los ciudadanos.

Estrategia

Para la experta en comunicación Karina García Ruano, es importante diferenciar entre el político que estaba en campaña y que no ocupa un cargo y el que ahora es funcionario.

“En los dos casos he visto debilidad en el manejo de la comunicación digital; ha hecho falta investigación, planificación y estrategias que evidencien que hay expertos detrás de los políticos en el manejo de imagen y de la información pública a la que se deben los funcionarios con los ciudadanos”, explicó.

García Ruano dice que los funcionarios tienen el derecho de usar sus perfiles públicos, como cualquier otro ciudadano; pero deben tomar en cuenta que su responsabilidad es diferente de cuando estaban en campaña, porque ahora son un referente de información.

“Más que una obligación, es una oportunidad la que tienen, sobre todo personajes como el presidente —Jimmy Morales—, que a través de las redes se logró posicionarse, y no dejar de atender su perfil”, explicó.

También dijo: “En un momento en el que la gente necesita información fidedigna, porque no sabe en quién confiar, el perfil individual de un funcionario público se convierte en una fuente de información”.

Para García Ruano, en el país ningún funcionario tiene un manejo profesional de las redes sociales, y se evidencian debilidades al utilizar las redes solo para lanzar información o difamación, a veces agresiva, en lugar de emplearlas como un canal de doble vía con los ciudadanos.

En América sobresalen dos ejemplos del buen manejo de comunicación de un político: el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien tiene un canal en YouTube y perfiles en Twitter y Facebook; y Obama.

Según la experta, detrás de las redes sociales hay un buen manejo de medios y redes digitales para informar al ciudadano.

“Esa es pura rendición de cuentas (...); es la función principal de la comunicación que debe tener un funcionario público”, detalló García Ruano.

Estrategias

En el caso de la comunicación del presidente del Congreso, Mario Taracena, y la página del Legislativo, muestran que hay un equipo de comunicación, por la actividad que mantienen. Es la conclusión a la que llegó Roberto Carlos Escoto, consultor en comunicación.

Según el semiólogo y docente Ramiro MacDonald, Taracena busca incidir en la opinión pública; lo cual es correcto, porque los tuits son una opinión personal.

Escoto considera que en el caso del presidente Morales, carece de una estrategia de comunicación interna y externa, tanto en medios tradicionales como en redes.

Agregó que Morales en ocasiones se manifiesta sobre temas irrelevantes y quiere mostrar una imagen de un presidente “campechano”; pero a la vez, se mueve con una caravana de 15 o 20 vehículos.

Escoto refirió que en la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, quien debería pronunciarse no cumple su labor, lo cual refleja la falta de estrategia.

Enfatizó que se debe tomar en cuenta que los funcionarios que se mantienen activos tienen un equipo detrás; no son solo ellos. Por ejemplo, los alcaldes Álvaro Arzú, de la capital, y Ernesto Bran, de Mixco. Lo interesante es saber cuánto invierten en ello, dice el experto.

Escoto mencionó a figuras políticas como Manuel Baldizón, que desapareció de las redes para cambiar de imagen, o Alejandro Sinibaldi, que no está activo, pero en ocasiones responde en las redes sociales, lo cual refleja que se mantiene el monitoreo.

En el caso de Sandra Torres, parece que su estrategia es seguir vigente en las redes y responder al público.

MacDonald considera que Torres tiene un equipo que interactúa con ella, lo cual no es ético, porque para eso hace uso de perfiles falsos.

Falta debate

“En las redes no estamos elevando el debate, son monólogos que no llevan a ninguna apertura o discusión activa; la gente se agrede por Facebook y Twitter”, dice García Ruano.

“Los usuarios invaden las redes con discusiones agresivas, y como ciudadanos no exigen a los funcionarios que eleven el manejo de la información de los temas que interesan a los guatemaltecos”, puntualizó.