Política

Sin pena ni gloria termina primer período Legislativo   

Jefes de 12 de los 15 bloques  promediaron un punteo de 5.4 a la labor parlamentaria y al presidente del Congreso, Óscar Chinchilla, le dieron 4.9 puntos.

Por Jessica Gramajo

Diputados han jugado con el quórum en el Congreso para evitar avanzar en algunos temas que no les interesan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Diputados han jugado con el quórum en el Congreso para evitar avanzar en algunos temas que no les interesan. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Sin pena ni gloria ha transcurrido la labor parlamentaria durante el primer período de sesiones ordinarias, al menos eso es lo que piensan los mismos diputados, quienes calificaron su gestión con un promedio de 5.4 puntos.

La Constitución divide la labor del congreso en dos períodos ordinarios de sesiones, el primero concluye este 15 de mayo. La mayoría de los jefes de bloques y diputados son críticos y reconocen que no han avanzado mucho, por lo que a esta primera fase de su labor anual le otorgan punteos que van de cuatro a seis puntos sobre 10.

Los más optimistas fueron el jefe de Fuerza, Raúl Romero; y la subjefa del Movimiento Reformador (MR), Alejandra Carrillo, quienes coincidieron en calificar su labor con siete puntos.

Donde no están  de acuerdo los diputados es en las causas que han provocado que su trabajo no avance. Para algunos hay falta de liderazgo, otros culpan a las bancadas mayoritarias y algunos al presidente del Congreso, Óscar Chinchilla.

Incluso, algunos se atrevieron a indicar que la polarización que han provocado las reformas constitucionales, ha impactado de manera negativa en la labor parlamentaria.

Diputados se autovaloran

Los congresistas puntearon su labor y la del presidente del Congreso.

Bancada

Congreso

Óscar Chinchilla

FCN-Nación

6

6

UNE

4

4

MR

7

5

Todos 

5

5

Alianza Ciudadana

6

5

Encuentro por Guatemala

5

5

Creo

4

4

VIVA

5

6

Convergencia

5

6

PAN

4

2

Fuerza

7

7

Winaq

6

5

Según Mario Taracena, diputado de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), las calificaciones deben dividirse. “Los diputados shucos, los torcidos sacaron 10, porque lograron parar las reformas y el trabajo de las comisiones. A ellos les ha ido muy bien. Ahora los que queremos avanzar tendríamos un cuatro, porque estamos estancados”.

Alianza fallida

Este año el partido de gobierno, que había quedado fuera de cualquier negociación en el 2016, logró una alianza con las bancadas MR, Todos, Alianza Ciudadana y Unión del Cambio Nacional (UCN), algunos diputados creen que el estancamiento se debe a que esta coalición no funcionó.

Nineth Montenegro, jefa de Encuentro por Guatemala (EG), asegura que la alianza fue fallida, incluso, a pesar de que Chinchilla ha intentado posicionar una agenda, “los mismos que lo llevaron a la presidencia lo dejaron solo”.

Agregó que “habían pactado varias elecciones como la Junta Monetaria y el Consejo Nacional del Migrante, y cuando todo eso se vino abajo empezó el disgusto y la pugna. Se agudizó cuando plantearon iniciativas que no avanzaron como la de impunidad para diputados y la ganadera. Hubo molestias y eso complicó la alianza”.

La subjefa del MR reconoció que “a la alianza le afectó no avanzar con algunas prioridades”, y manifestó su molestia porque en la Corte de Constitucionalidad se aprueba todo lo que la UNE impugna.

Agenda dispersa

Juan José Porras, jefe de Visión con Valores (Viva), aseguró que el reto para el próximo semestre es acordar una agenda. “Hay mucha dispersión, cada bloque quiere su iniciativa, hay que buscar un acuerdo que cohesione”, detalló.

Para Porras, el partido de gobierno debe de definir qué les interesa en verdad y priorizar su agenda, pues eso  ha impedido acuerdos.

Para Eduardo Zachrisson, jefe del Partido de Avanzada Nacional, el receso parlamentario debiera de utilizarse para buscar acuerdos reales entre los jefes de bloques. “Solo  están apagando incendios, hay que ver qué lo está provocando y buscar soluciones”, propuso.

Adim Maldonado, del partido de gobierno, ve un claro problema en la división de las bancadas, porque aunque los jefes de bloque logran acuerdos, los diputados no llegan o no votan.

Chinchilla es mal calificado

La mayoría de diputados coincide en que al Congreso le ha faltado liderazgo para buscar consensos y culpan al presidente de ese organismo, Óscar Chinchilla, de no lograrlo. Recibió una calificación promediada de 4.9 puntos  sobre 10.
“Cuando hicieron la alianza buscaron un tonto útil y encontraron al perfecto”, manifestó Mario Taracena, de la UNE.
Juan Ramón Lau, jefe de Todos, indicó que la falta de liderazgo de Chinchilla ha provocado que avancen la agenda. “Se lava las manos, dice apoyar algunas cosas y luego se observa que no es cierto”, criticó.
Francisco Tambriz, jefe de Alianza Ciudadana, coincide, pero reconoce que tiene presiones internas y externas del Congreso.
Para Carlos Chavarría, subjefe de Compromiso, Renovación y Orden, bancada a la que pertenece Chinchilla, indicó: “No pasa la prueba, le pesan más los compromisos adquiridos, ojalá el segundo semestre cambie de tónica”.
Sandra Morán, jefa de Convergencia, lo defiende, considera que Chinchilla tiene buena voluntad, en especial con las reformas a la Constitución, “sin embargo, no logra acuerdos con los jefes de bloques, no ha tenido la capacidad de dirigir al Legislativo”.
Prensa Libre llamó por teléfono a Chinchilla, pero no  respondió.