Política

SIP preocupada por libertad de expresión en Guatemala

A través de un comunicado, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), externó su preocupación por la libertad de expresión comprometida a través de un estado de Prevención que había decretado el Gobierno.

Por Redacción

La SIP externa su preocupación por la medida del Ejecutivo de limitar garantías constitucionales, entre ellas la libertad de expresión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La SIP externa su preocupación por la medida del Ejecutivo de limitar garantías constitucionales, entre ellas la libertad de expresión. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

"Si bien es un deber del Estado garantizar la seguridad y proteger la vida de sus ciudadanos, es preocupante que con ese argumento se limite la libertad de expresión", dijo el presidente de la SIP, Pierre Manigault.

Desde Miami, la SIP se pronunció por el caso de Guatemala, luego de las múltiples críticas al decreto presidencial que limitaba tres garantías constitucionales: la libre locomoción, la libertad de expresión y el derecho de manifestación.

Según la SIP, algunas de las acciones decretadas por el Ejecutivo en el estado de Prevención eran "innecesarias y representan un potencial riesgo para la libertad de expresión".

Lea también | ¿Qué libertades coartaba el decreto de Morales?

"Un innnecesario y potencial riesgo para la libertad de expresión, sobre todo en un momento en que la población necesita estar continua y debidamente informada", dijo el presidente de la SIP.

El titular de la SIP llamó al Estado de Guatemala a examinar el decreto y corregir aquellas partes que podrían afectar el derecho de los ciudadanos a recibir información.

El estado de Prevención fue derogada, según anunció el presidente en funciones, Jafeth Cabrera, y se someterá a un análisis la medida para corregir algunos aspectos que fueron criticados.

Lea además | Surge movimiento para protestar el sábado 24

El estado de Prevención y la limitación de tres garantías constitucionales había provocado en la población un rechazo generalizado y, pese a la manifiesta prohibición, se había convocado a protestas en la Plaza de la Constitución para el próximo sábado.