Quetzaltenango

Candidato a la Alcaldía de Xela regala cinco mil Minions

Armando Paniagua, candidato a la alcaldía por el Partido Patriota (PP) en la cabecera de Quetzaltenango, fue criticado ayer por diferentes sectores, debido a que obsequió unas cinco mil figuras de los personajes de las películas animadas Minions y Mi Villano Favorito, a niños que asistieron a una actividad en la zona 3 de Xela.

Por Carlos Ventura / Quetzaltenango

Armando Paniagua, candidato a alcalde por el PP, sostiene una de las figuras que regaló durante una actividad en la zona 3, de la cabecera de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Armando Paniagua, candidato a alcalde por el PP, sostiene una de las figuras que regaló durante una actividad en la zona 3, de la cabecera de Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Sebastián Pérez, vecino, indicó que muchos candidatos a puestos de elección popular utilizan estrategias poco formales para invitar a los votantes a que confíen en sus proyectos políticos, y rechazó que se involucre a niños para ganar simpatizantes.

“Está bien que les den muñecos a los niños, pero ellos no votan. Eso es solo mercadeo, porque el nombre de Paniagua está escrito en las figuras. Los políticos deben explicar sus planes de gobierno a quienes sí votamos”, señaló Pérez.

Silvia Villatoro, otra vecina, rechazó los regalos que Paniagua hizo y cuestionó si el candidato posee los derechos comerciales para utilizar las figuras de esos personajes en su campaña política.

El politólogo Rocael Fuentes indicó que los políticos implementan estrategias para ganar simpatía, y una de ellas es regalar objetos a los niños, en los cuales va plasmado el nombre del candidato, y que posteriormente es asimilado por sus parientes.





“Hicimos la actividad para los niños, no para adultos, y eso refleja que no hay nada malo. Recuerde que los niños no votan. En las figuras se lee Armando Paniagua es mi cuate, no dice vota por Armando Paniagua”, expresó el candidato del PP.

Lea nota completa en la edición impresa de Prensa Libre o adquiérala aquí