Ruta Interamericana en abandono por autoridades

El deterioro de la ruta Interamericana, de Huehuetenango a Jutiapa, impacta en la economía del país, pues el costo de operaciones aumenta hasta en 20 por ciento; sin embargo, autoridades aseguran que el 85% de la carretera, de 513 kilómetros, está en buenas condiciones.

Por Oscar Felipe y corresponsales

Esa carretera es de vital importancia para la economía nacional, no solo por el traslado de mercancías de  frontera a frontera —de México a El Salvador— sino también porque constituye un motor para el turismo, pero según analistas,  pilotos y empresarios, su  deterioro es evidente.

De acuerdo con expertos,  la Unidad Ejecutora de Conservación Vial (Covial) no   cumple  con su labor de mantenimiento, pues es común encontrar tramos con el pavimento dañado o sin asfalto,   arriates centrales con maleza, barreras metálicas de seguridad dañadas y poca señalización.

La gravedad del problema se evidencia en  el trayecto de El Progreso a Asunción Mita, Jutiapa —km 123 al 135—, donde el asfalto fue retirado porque estaba en mal estado y solo se aplicó balasto.  Lo mismo ocurre en tramos entre San Cristóbal Totonicapán y Huehuetenango.

Otro inconveniente es la construcción del libramiento vial de Chimaltenango, la que no  avanza.

Otros tramos con daños severos   son del km 40 al 79,   entre Barberena y Cuilapa, Santa Rosa, y  del 27 al 49, entre San Lucas Sacatepéquez y Chimaltenango, donde  varias señales de tránsito están cubiertas por  maleza y las  cunetas saturadas de basura.

También  de Tecpán Guatemala, Chimaltenango, a Los Encuentros, Sololá, el asfalto tiene hundimientos y grietas, lo que se suma a los constantes derrumbes.



Vecinos de varios departamentos viven un calvario al cruzar la cabecera de Chimaltenango, por el mal estado de la carretera. (Foto Prensa Libre: José Rosales)
Vecinos de varios departamentos viven un calvario al cruzar la cabecera de Chimaltenango, por el mal estado de la carretera. (Foto Prensa Libre: José Rosales)


El trayecto de la cabecera de Huehuetenango a La Mesilla aún tiene túmulos, y las autoridades han hecho caso omiso a la Ley para la circulación por carreteras libre de cualquier tipo de obstáculos.

Carga vehicular

Raúl Izaguirre, director técnico del Colegio de Ingenieros, informó que en el daño de las rutas tiene mucho que ver el número de vehículos que las transitan.

En el caso del tramo   que conecta a la capital con  la  carretera a El Salvador circulan cada día  entre 90 mil y cien mil vehículos, y en la calzada Roosevelt, hacia el occidente, entre 110 mil y 120 mil, según datos de esa entidad.

El profesional explicó que el concreto hidráulico   tiene un alto costo, pero es libre de mantenimiento durante los primeros 25 años,   y como referencia señala la ruta de Mixco  a San Lucas Sacatepéquez, donde la  carretera no tiene  mayores daños.

Izaguirre agregó que Guatemala es el cuarto país de la región con problemas climáticos, por lo que hay sobresaturación de agua y no hay taludes con la inclinación adecuada, por  lo que ocurren  constantes derrumbes. Las fallas geológicas también hacen vulnerable al concreto hidráulico, como sucede en en el tramo de Tecpán Guatemala,    a Los Encuentros,  Sololá.

De mal en peor

La ruta Interamericana forma parte de la red vial que une desde México  a  Panamá,  de cinco mil 470 kilómetros —513 en Guatemala—, y que fue inaugurada en 1963, pero con el paso de los años el deterioro es evidente y las autoridades hacen poco para mantenerla, según sectores    afectados.

Mynor Pivaral, gerente general de Nexo Logistics, empresa de transporte  de carga, señaló  que por el estado  de la red vial se  eleva el costo de operaciones, por lo que debieron aumentar hasta en  20%  sus tarifas.



En la ruta  hacia San Lucas Sacatepéquez son evidentes los daños en la barra metálica de seguridad. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
En la ruta hacia San Lucas Sacatepéquez son evidentes los daños en la barra metálica de seguridad. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)


Añadió que al momento de cotizar el servicio  se agrega el tiempo extra que se requiere para recorrer las rutas, pues  se pierden entre 30 y 45 minutos más por cada cien km  de recorrido.

Agregó que el  transporte de productos perecederos es complicado, porque la  vibración expone la carga.

Rony Agustín, automovilista que recorre el tramo de Cuatro Caminos a Huehuetenango, explicó que viajar por esa ruta es peligroso, debido que hay tramos en que solo está habilitado un carril, y  los  trabajos están  abandonados, hay hundimientos y falta de  señalización.

Ariel Sosa, piloto del transporte extraurbano, dijo que las unidades  tienen desperfectos mecánicos  debido a la cantidad de baches, como del km 240 al 245 del tramo  a Huehuetenango.

Otro problema  causado por la falta de mantenimiento en esa carretera son los accidentes viales, pues según el Observatorio Nacional de Seguridad de Tránsito, este año, hasta el 3 de julio, se registraron 316  accidentes —79 en la  ruta a oriente y 237 hacia  a occidente—, que representan el 32% del total  de percances en el  país.

Édgar Balsells, jefe de la División Socioeconómica del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), refirió que el problema de la red vial es de Estado, debido a que el  sistema obliga la distribución de fondos para microproyectos y entidades como el  Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y Rural, que maneja “pésimamente” los proyectos.





“En perfecto estado”

Aldo  García, ministro de Comunicaciones, señaló que con excepción del paso por Chimaltenango y del trayecto de Cuatro Caminos a Huehuetenango la ruta Interamericana   está en  “perfecto estado y transitable en  85%”.

Reconoció la dificultad que hay para transitar por esos tramos, donde los trabajos   están detenidos, pero señaló que los  retomarán    en las próximas semanas.

Añadió que efectúan  un estudio para la construcción de un viaducto en Cuatro Caminos, que comenzaría   en el 2017.

Con respecto de la calidad de materiales que se utilizan en las carreteras,  explicó  que en algunos casos las  empresas  no saben diseñar los taludes, por lo que ocurren  derrumbes. Lo mismo sucede con el concreto hidráulico, pues anteriormente lo aplicaban con tecnología grado 4, pero   en la actualidad  se emplea grado 5, que es  más resistente.

En cuanto a los   accidentes, señaló que la carretera tiene el diseño ideal, con peraltas de acuerdo con el peso y velocidad de los vehículos, y señaló a los pilótos como únicos responsables de los accidentes.

Se intentó hablar con los  directores   de Caminos y   de Covial, Armando Fuentes y Armando Castillo, respectivamente, pero no atendieron  las solicitudes.

Con información de M. Castillo, E. Domínguez, J. Rosales, V. Chamalé, O. Cardona, O. González y R. Melgar