Hemeroteca

2000: mujeres hacen limpia en el Congreso

El 22 de septiembre de 2000 se conocía sobre una "limpia" hecha por un grupo feminista en el Congreso, con el propósito de "expulsar a los malos espíritus y al diablo" de la sede del Organismo Legislativo.

Por Hemeroteca PL

Candelas, veladoras, rosas y el fuego sagrado fueron utilizados por un grupo feminista para "limpiar" de corrupción e impunidad el Congreso. (Foto: Hemeroteca PL)
Candelas, veladoras, rosas y el fuego sagrado fueron utilizados por un grupo feminista para "limpiar" de corrupción e impunidad el Congreso. (Foto: Hemeroteca PL)

Con el propósito de demandar que se enjuicie a los diputados acusados de corrupción, un grupo feminista llegó a las puertas del Congreso para hacer una "limpia" con chilca, y "sacarle el diablo y los malos espíritus" al Legislativo.

El grupo denominado "Mujeres Unidas Contra la Impunidad" se reunió frente al Congreso sobre la 9a. avenida, a eso de las 10:30 horas, portando carteles en los que se leía: "Queremos limpiar este recinto".

"Estamos hartas de tanta cochinada, de tanta mentira, abuso de poder y engaño al pueblo, por eso venimos a `chilquear' el Congreso", comentó Laura Asturias, una de las dirigentes del grupo.

Aunque no era un grupo numeroso, lograron despertar el interés de automovilistas y peatones que pasaban por el lugar, a quienes les ofrecían "chilquearlos", para alejar las malas influencias emanadas del Legislativo.

Nota de Prensa Libre del 22 de septiembre de 2000 informando sobre la inusual protesta. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota de Prensa Libre del 22 de septiembre de 2000 informando sobre la inusual protesta. (Foto: Hemeroteca PL)
Juicio y castigo

"La supuesta alteración de la ley de bebidas alcohólicas, por la cual se encuentran señalados el presidente del Congreso, Efraín Ríos Montt, y 21 diputados de la bancada del Frente Republicano Guatemalteco, FRG, es un hecho en absoluto condenable que evidencia el abuso del poder", añadió Asturias.

Un documento se entregó a los transeúntes y se hizo llegar a las oficinas del Congreso, en el cual se destaca lo siguiente: "Manifestamos nuestro repudio a quienes, amparándose en la impunidad, están llevando a nuestro país a un estado de ingobernabilidad que constituye un lamentable retroceso hacia el pasado".

Otro aspecto que destacaron las feministas fue el exigir que "el sistema judicial enjuicie y castigue a los diputados involucrados en este acto de corrupción, así como en otros hechos de violencia e impunidad".

Vista del hemiciclo del Congreso en el año 2000. (Foto: Hemeroteca PL)
Vista del hemiciclo del Congreso en el año 2000. (Foto: Hemeroteca PL)
Chilquearon el Congreso

Algunas de las feministas llegaron con escobas en mano para "barrer la impunidad y la corrupción", mientras otras hacían sonar tambores y pitos.

Frente a la puerta principal del Congreso, colocaron veladoras, pétalos de rosa, hierbas y agua, así como el rezo del "perro cazador", el cual es efectivo para retirar a los malos vecinos, al enemigo y las malas influencias, aseguraron las manifestantes.

Aunque las mujeres no pudieron ingresar al edificio del Legislativo, el humo del incienso sí lo hizo, lo cual para quienes efectuaban la protesta, la purificación entró y purificó también el inmueble y a quienes allí se encontraban.

Por su parte, los diputados aludidos ignoraron a las mujeres y su ritual para continuar con la sesión plenaria del día o con las reuniones de su bancada.

Esta protesta se suma a las que efectúan los grupos de Derechos Humanos y de justicia, que demandan a los diputados involucrados en el denominado caso Guategate que renuncien al derecho de antejuicio del que gozan los legisladores, para ser sometidos a los tribunales y se esclarezca si alteraron la ley mencionada.