Hemeroteca

1962: sorprendente hallazgo arqueológico en Tikal

Prensa Libre informaba en su edición del 8 de noviembre de 1962 el descubrimiento de una fosa bajo el templo número uno de la ciudad maya de Tikal, Petén.

Por Hemeroteca PL

Nota de Prensa Libre del 8/11/1962. (Foto: Hemeroteca PL)
Nota de Prensa Libre del 8/11/1962. (Foto: Hemeroteca PL)

El hallazgo lo realizaron arqueólogos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, a cinco metros de profundidad de la plataforma del área del monumental templo número 1 del sitio arqueológico de Tikal.

Los expertos norteamericanos venían trabajando desde hace siete años en la restauración de los templos mayas. Los primeros indicios indicaban que la fosa guardaba probablemente los restos de algún sacerdote o gobernante y sus riquísimas joyas.

La tumba fue localizada por el arqueólogo Aubrey S. Trilkfield, director del proyecto Tikal, poco más o menos, a las 8 horas según expresó a uno de los reporteros de este matutino, que lo entrevistó cuando enseñaba el sitio en el que se encontraba hasta ese momento, la misteriosa tumba.

Tal descubrimiento provocó entre los elementos de la mencionada universidad que a diario trabajaba en expediciones y estudios del sitio arqueológico, entusiasmo y emoción; pues en algunas excavaciones que se habían realizado con anterioridad, se encontraron valiosas reliquias que fueron despositándose cuidadosamente en galerías de madera en protecciones plásticas de madera en protecciones plásticas en lugar especial.

La noticia del descubrimiento llamó la atención del departamento de relaciones públicas del Ejército, que invitó a elementos de la prensa escrita y hablada para que se constituyeran en Tikal a observar insitu la tumba.



Vista de las joyas encontradas en la fosa dentro del Templo l de Tikal en 1962. (Foto: Hemeroteca PL)
Vista de las joyas encontradas en la fosa dentro del Templo l de Tikal en 1962. (Foto: Hemeroteca PL)


Testimonio

El arqueólogo Trikfield indicó a los periodistas: " Hoy vamos a entrar por primera vez a esta fosa, tenemos gran deseo de conocer lo que hay debajo de esa piedra -señalando lo que hay a través de un plástico para proteger el fondo del material que ha cubierto parte del suelo-". Agregó que contaban en el equipo con un biólogo quien examinó el lugar para evitar contaminarlo.

Luego de observar la fosa los asistentes visitaron el campamento donde se construía el museo de Tikal y que se encuentra a dos kilómetros de la plaza. En dicho lugar pudieron observar fantásticas piezas de cerámica y artísticas joyas en jade que se guardaban celosamente para poder ser exhibidos en el futuro museo. Los objetos que encontraron preliminarmente serían enviados a la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, para ser examinada y para determinar su antigüedad.