¿Nos volverán a comer el mandado?

Opinión

¿Saben mis lectores por qué dicen por ahí que México siempre nos come el mandado? Los mexicanos no titubean. Ven un buen proyecto y se lanzan. Nosotros lo pensamos mucho y perdemos las oportunidades. Por ejemplo, los mexicanos venden viajes de Cancún a Tikal y los turistas ni pernoctan en Guatemala. Hacen conciertos, como sucedió con Pavarotti en Chichén Itzá a finales de los 90, cuando en Guatemala antes lo había propuesto en Tikal, pero no fue aceptado. Hemos tenido proyectos televisados al mundo entero mucho más impactantes con grandes luminarias que jamás se pudieron dar. Uno fue The Rainforest World Event, el cual iba a generar muchas divisas para el país.  Guatemala perdió un evento de reconocimiento mundial por justificaciones sin valor alguno.

Sak Nikte’, una historia que cautiva II

Opinión

El viernes 16 de noviembre relaté  cómo fue revelándose  la identidad del sitio  “La Corona,” ubicado en el noroccidente de el Petén. Sus antiguos habitantes la llamaron  Sak Nikté —Flor blanca—.  Hoy continúo con el segundo capítulo de su sorprendente  historia. En el   2005,  el  Dr. Marcello Canuto  intrigado por esta misteriosa ciudad   viajó para  conocerla.   Para resguardarse del abrasante  sol  se introdujo en una zanja  que habían abierto  los saqueadores.  En la penumbra  observó  que la pared tenía una extraña textura.  ¡Eran glifos! Eran dos paneles  de piedra semejantes a los paneles exhibidos en los museos de arte en el  mundo. Fue así como Canuto ¡confirmó que el Sitio Q,  ¡era  el reino perdido de Sak Nikte’!