Revista D

Héroes olvidados

La historia relata gestas, pero omite los nombres de algunos personajes que también han participado en el desarrollo del país.

Por Roberto Villalobos Viato

Arriba, de izquierda a  derecha, Florentino Ajcapajá y Roberto Ossaye; abajo, Hermógenes López, Francisco Cabrera y Francisco de Paula García Peláez. Ilustración Esteban Arreola
Arriba, de izquierda a  derecha, Florentino Ajcapajá y Roberto Ossaye; abajo, Hermógenes López, Francisco Cabrera y Francisco de Paula García Peláez. Ilustración Esteban Arreola

"A menudo, los héroes son desconocidos", decía el político y escitor inglés Benjamin Disraeli (1766-1848).

¡Vaya razón! Y es que las gestas heroicas pueden darse en cualquier momento entre personas “comunes y corrientes”, por decirlo de alguna forma.

Esos héroes no necesariamente visten con una capa ni tienen un poder sobrenatural, como lo pintan los cómics estadounidenses. Para nada. Simplemente necesitan un corazón humilde y lleno de coraje.

Por eso, héroe es aquel maestro que se va a vivir a una aldea remota, incluso dejando atrás a su familia, pero con la ilusión de brindar educación a decenas de niños, pese a que todos los días deba levantarse de madrugada y caminar varios kilómetros por un camino hecho un tierrero.

Heroína también es aquella mujer que sale a trabajar desde temprano para ganarse el dinero que le permitirá darles de comer a sus hijos.

Héroes son todos aquellos que honradamente se ganan el sustento diario, aportando cada quien con lo suyo para la prosperidad familiar. Con todos esos esfuerzos unidos crece Guatemala.

En este documento se mencionan a algunos de esos personajes ilustres que, por una u otra razón, no están en la memoria colectiva, pero que sin duda han incidido de alguna manera en la historia del país. No están todos, pues las páginas no alcanzarían. Esa circunstancia, sin embargo, no es obstáculo para recordar a algunos. Además, eso quiere decir que tenemos una tierra llena de héroes.

Lea el reportaje completo en la edición de colección de la Revista D, publicado hoy, 27 de septiembre del 2015.