Internacional

Argentinos votan en primarias, termómetro para presidenciales

Los argentinos comenzaron a votar este domingo en elecciones primarias obligatorias, convertidas de hecho en una primera vuelta o simulacro de las presidenciales del 25 de octubre que consagrarán al sucesor de la mandataria Cristina Fernández.

Por Buenos Aires/AFP

Sergio Massa, Mauricio Macri y Daniel Scioli son los tres contendientes en las primarias de Argentina (Foto Prensa Libre: (AP)
Sergio Massa, Mauricio Macri y Daniel Scioli son los tres contendientes en las primarias de Argentina (Foto Prensa Libre: (AP)

Con tormentas e inundaciones en algunas partes del país, se espera que voten unos 32 millones de electores aunque los resultados oficiales se conocerán en las primeras horas del lunes.

En un caso sin parangón y por segunda vez en la historia tras la experiencia de 2011, Argentina definirá en las urnas a los candidatos del oficialismo y la oposición con el padrón completo de electores.

“Es un gran sondeo electoral, que a su vez funciona como primera vuelta. Establece tendencias ya que la mayoría votará lo mismo en primera vuelta”, dijo el sociólogo y encuestador Ricardo Rouvier.

Luce raro que el kirchnerismo, en un fin de ciclo tras 12 años en el poder, tenga elegido al postulante, Daniel Scioli, quien no compite contra nadie en la interna nacional. Es un excampeón mundial de motonaútica de 58 años y gobernador de la provincia de Buenos Aires  (primer distrito, casi el 40% del padrón) y bastión histórico del peronismo.

“Las primarias son indicativas de la fuerza electoral de cada alianza. Es de hecho la primera vuelta y un gran sondeo electoral orientativo para la población”, coincidió Carlos Fara, director de la consultora homónima.



Argentinos asisten a las urnas para los comicios primarios. (Foto Prensa Libre: EFE)
Argentinos asisten a las urnas para los comicios primarios. (Foto Prensa Libre: EFE)


Todas las encuestas otorgan a Scioli ventaja en intención de voto, con un promedio de 37%. Su gran rival, con 29%, es Mauricio Macri, un conservador de pura cepa de 56 años, miembro de un grupo empresario familiar y alcalde de la capital  (cuarto distrito).

Fernádez, peronista de centroizquierda y confrontativa, no puede aspirar a un tercer mandato tras ser reelegida en 2011. Apoya a Scioli, moderado y dialoguista.

“Voy a hacer las cosas a mi manera y a cambiar lo que haga falta”, anticipó Scioli en su discurso de cierre de campaña, sin Fernández y rodeado de peronistas ortodoxos. El peronismo pregona un Estado fuerte, el industrialismo y el subsidio social.

Conservador y popular

Macri sí tendrá adversarios internos, el senador Ernesto Sanz y la diputada Elisa Carrió. Ambos figuran lejos en los sondeos. “Somos el cambio”, afirma el alcalde, adepto a las políticas ultraliberales del expresidente Carlos Menem  (1989-99).

Pero tras un ajustado triunfo en los recientes comicios capitalinos modificó su mensaje y reivindicó políticas sociales del kirchnerismo. “Es un error que le ha dado al oficialismo oportunidad de criticar su falta de coherencia y generado confusión en sus votantes”, dijo  el politólogo Rosendo Fraga, de la firma Nueva Mayoría.

Aún así, es la primera vez en la historia argentina que un político conservador puede ganar la presidencia por vía del voto y no por uno de los tantos golpes de Estado cívicos-militares que azotaron al país.

“Si Macri queda a cinco puntos o menos de Scioli, puede hacer creíble que compita con éxito”, dijo Fraga.

En los sondeos reapareció el tercero en discordia, Sergio Massa, diputado y exjefe de Gabinete de Fernández, peronista de centroderecha: bajaba a 10% y ahora ronda el 20%.

Massa también tendrá adversario interno, el gobernador de Córdoba  (segundo distrito), José de la Sota, otro peronista ortodoxo. Los estudios dan ganador al diputado.

Dudas económicas

Gane o pierda el oficialismo se percibe un cambio de época. La economía oscila entre el estancamiento y un crecimiento raquítico. La desocupación no se agravó  (7.1%) y el consumo repunta pero la inflación es mayor al 20%.

“Es indudable que más amigo de los mercados es Macri y más amigo del Estado es Scioli. Pero ambos coinciden en la necesidad de inversión”, comentó Rouvier. “Si ganara Scioli, convocará a acuerdos socioeconómicos”, evaluó.

Argentina, gran proveedor mundial de alimentos, sufre por caída de exportaciones, la baja del precio de la soya y del comercio con Brasil. Hay viento en contra y las clases pudientes se vuelcan a comprar dólares.



El alcalde de Buenos Aires y candidato a la Presidencia, Mauricio Macri, vota en los comicios primarios. (Foto Prensa Libre: EFE)
El alcalde de Buenos Aires y candidato a la Presidencia, Mauricio Macri, vota en los comicios primarios. (Foto Prensa Libre: EFE)


Scioli defendió de Fernández sus políticas asistenciales, con estatización de fondos jubilatorios, Aerolíneas Argentinas y la petrolera YPF.

Desde el gobierno de Néstor Kirchner  (2003-2007), el país crecía al 8% anual. Pero hoy son una amenaza los juicios en Nueva York de los fondos buitres  (especulativos), rebeldes del canje de la deuda acordado tras el default de 2001.

“En un eventual gobierno de Scioli posiblemente se buscará un arreglo con los holdouts (buitres), se solucionará el cepo cambiario (ventas limitadas de dólares) y se atenuarán impuestos a las exportaciones”, dijo Luis Costa, director de la consultora IPSOS-Mora y Araújo.