Un aficionado del Arsenal protesta contra el club, que forma parte de la docena de equipos que plantea una competencia distinta a la Champions League. Foto: AFP

La furia contra la Superliga europea es silenciada por nuestros vítores

Los jugadores del Real Madrid agitaron sus puños e intercambiaron abrazos. Un empate a cero en Liverpool la noche del miércoles 14 de abril había garantizado que el club español se apoderara de lo que consideraba su lugar legítimo en las semifinales de la Liga de Campeones. De repente, el título 14 de la copa europea estaba tentadoramente cerca.