Internacional

Difunden capítulo secreto del informe de los ataques del 11-S

El gobierno de EE. UU. divulgó el viernes un capítulo del informe del Congreso sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Por Washington/AP

En esta fotografía de archivo, las torres gemelas arden después del choque de dos aviones. (Foto Prensa Libre. AP).
En esta fotografía de archivo, las torres gemelas arden después del choque de dos aviones. (Foto Prensa Libre. AP).

El capítulo, con algunas frases censuradas, contiene los nombres de personas con las cuales los terroristas tenían contacto antes de perpetrar los ataques. Identifica a individuos que ayudaron a los terroristas a conseguir apartamentos, abrir cuentas bancarias, asistir a mezquitas y recibir clases de aviación.

Quince de los 19 atacantes eran ciudadanos saudíes y varios de ellos no hablaban inglés ni sabían cómo desenvolverse en la sociedad occidental.

"Desde 2002, la comisión investigadora y varias agencias del gobierno, incluyendo la CIA y el FBI, han investigado el contenido de las '28 páginas' y han confirmado que ni el gobierno saudí, ni funcionarios saudíes, ni nadie actuando en nombre del gobierno saudí proporcionó ayuda ni respaldo alguno para estos ataques", gobierno saudí.

Investigaciones posteriores no hallaron indicio alguno de que el gobierno saudí o que funcionarios saudíes apoyaron intencionalmente a los atacantes. Sin embargo, congresistas y parientes de víctimas hicieron campaña durante más de 13 años para que ese capítulo fuera difundido al público, bajo la sospecha que no todos los vínculos saudíes fueron investigados apropiadamente.

Arabia Saudí había pedido desde 2002 que se levantara el secreto sobre el documento, a fin de poder responder a cualquier acusación o castigar a cualquier ciudadano suyo que haya resultado ser cómplice de los ataques.

"Desde 2002, la comisión investigadora y varias agencias del gobierno, incluyendo la CIA y el FBI, han investigado el contenido de las '28 páginas' y han confirmado que ni el gobierno saudí, ni funcionarios saudíes, ni nadie actuando en nombre del gobierno saudí proporcionó ayuda ni respaldo alguno para estos ataques", dijo el viernes en un comunicado Abdula Al-Saud, el embajador saudí ante Estados Unidos.

"Esperamos que la difusión de esas páginas aclarará, de una vez por todas, cualquier duda o sospecha que quede sobre las acciones o intenciones de Arabia Saudí y sus deseos de mantener su amistad con Estados Unidos", añadió.

"Arabia Saudí coopera estrechamente con Estados Unidos y otro aliados para eliminar el terrorismo y destruir las organizaciones terroristas".

El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, dijo que aunque estaba a favor de divulgar las páginas, "es importante destacar que esta sección no ofrece conclusiones inequívocas, sino pistas no confirmadas que fueron luego investigadas cabalmente por las agencias de seguridad".

Sin embargo otros —entre ellos el exsenador por Florida Bob Graham, cotitular de la comisión investigadora— creen que los terroristas contaban con una amplia red de apoyo saudí durante su estadía en Estados Unidos. Graham ha dicho que esos documentos "señalan con fuerza a Arabia Saudí como el principal financista" de los atacantes.