Internacional

Baltimore declara toque de queda en jornada de saqueos y caos

Las autoridades de Baltimore (Maryland) se vieron obligadas este martes a requerir refuerzos policiales y el envío de la Guardia Nacional para hacer frente a una jornada de disturbios que se desencadenaron tras protestas pacíficas por la muerte de un joven afroestadounidense.

Por Baltimore/ EFE

La Policía de Maryland montan guardia después de los disturbios en Baltimore. (Foto Prensa Libre:AP)
La Policía de Maryland montan guardia después de los disturbios en Baltimore. (Foto Prensa Libre:AP)

Incendios, saqueos de tiendas y altercados con la Policía sumieron a Baltimore en el caos y un toque de queda, poco después del entierro de Freddie Gray, joven negro que falleció hace algo más de una semana tras sufrir heridas graves bajo custodia policial.

Al filo de la medianoche, el comisario de la Policía de Baltimore, Anthony Batts, lamentó el “vergonzoso” desenlace de las protestas iniciadas este fin de semana contra la brutalidad policial y atribuyó los altercados a “estudiantes de secundaria” , que asaltaron negocios, provocaron incendios e hirieron a 15 policías.

“Yo no vi nada, no escuché nada. Me enteré por la televisión de que el centro de ancianos, al lado de nuestra iglesia, estaba en llamas. Esto ha sido cosa de gente de fuera, pero nos recuperaremos” , explicaba a Keb.

Los centenares de policías desplegados por la ciudad de Baltimore no fueron suficientes para controlar la situación y el gobernador del estado de Maryland, Larry Hogan, se vio obligado a declarar el “estado de emergencia” y pedir el despliegue de más de mil efectivos de la Guardia Nacional.

Ante el temor de que mañana continúen los disturbios, las autoridades de Baltimore, una ciudad de más de 600.000 habitantes, han pedido ayuda a la Policía de Washington y Filadelfia.

Además, la ciudad ha decretado desde este martes un toque de queda —que hoy ya era evidente— desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana, mientras que escuelas y algunos negocios permanecerán cerrados hasta que se restablezca el orden.

Como pudo constatar, en el noroeste de la ciudad, grupos de jóvenes asaltaron la tienda de una gasolinera sin la oposición de los empleados, mientras coches patrulla y vehículos blindados se desplazaban por las calles vacías para responder a las emergencias que se han ido declarando por toda la ciudad.

“Es una pena que esto haya acabado así, todo empezó de manera pacífica y mira en lo que ha acabado” , explicaba Malcolm

Matt, empleado de un restaurante cercano, montaba guardia mientras se sucedían los altercados: “si no hubiese sido por gente del barrio que me ha ayudado, esta gente hubiese entrado aquí a llevarse todo” , dijo.

Al menos una farmacia y varios automóviles de policía fueron pasto de las llamas a causa de los disturbios, mientras que aún queda por determinar la conexión entre los asaltantes y un gran incendio en un centro de ancianos en construcción, que obligó al despliegue de varias unidades de bomberos.

“Yo no vi nada, no escuché nada. Me enteré por la televisión de que el centro de ancianos, al lado de nuestra iglesia, estaba en llamas. Esto ha sido cosa de gente de fuera, pero nos recuperaremos” , explicaba Keb, vecino de la barriada pobre donde se produjo el incendio.

“Es una pena que esto haya acabado así, todo empezó de manera pacífica y mira en lo que ha acabado” , explicaba Malcolm, mientras señalaba varios edificios en llamas empapado en el agua que lanzaban los camiones de bomberos.

En lo peor de los disturbios, pastores de las iglesias de los barrios afectados salieron a la calle para pedir calma a los jóvenes, algunos de los cuales eran miembros de bandas de los barrios más depauperados de la ciudad, que cuenta con dos tercios de población negra.

Los disturbios, que se han saldado con 27 detenidos, comenzaron poco después del entierro de Freddy Gray, de 25 años, y cuya familia hoy lamentó que el caos y elementos criminales hayan ensombrecido la denuncia pacífica que comenzó el sábado.

La protestas cristalizaron por un problema que un gran número de afroamericanos en Baltimore considera cotidiano: la mayor presión policial contra los negros.

La muerte de Gray, que agonizó durante una semana en un hospital con la columna rota tras una detención, se suma a otros fallecimientos en todo el país de afroamericanos desarmados a manos de la policía.

En una conferencia hoy, el abogado de la familia Gray, William Murphy, dijo que el problema de la brutalidad policial es un asunto de derechos humanos.

Rodeado de varias decenas de representantes de la comunidad negra y miembros de bandas que han condenado la violencia, Murphy preguntó cuántos de los presentes habían sido víctima de brutalidad policial; casi ninguna mano quedó sin alzar.