BBCMundo

Mateo y Liam: la historia de los bebés intercambiados al nacer que volverán con sus padres en Perú

¿Te imaginas cuidar y encariñarte de tu bebé durante casi medio año y descubrir que no es tu hijo y que fue intercambiado al nacer?

Por BBC Mundo

Archivado en:

BBC Mundo Perú
Maribel Musaja se realizó una prueba de paternidad en julio de este año y descubrió que no es la madre biológica de Mateo. CORTESÍA DIARIO LA REPÚBLICA
Maribel Musaja se realizó una prueba de paternidad en julio de este año y descubrió que no es la madre biológica de Mateo. CORTESÍA DIARIO LA REPÚBLICA

Esa es la situación que viven ahora dos madres: Maribel Musaja y Giovana Vera. Lo que empezó con una prueba de paternidad terminó en un complejo caso de intercambio de bebés recién nacidos en la ciudad de Arequipa, en el sur de Perú.

Maribel y su esposo Marcos Llaique se realizaron un test de paternidad en julio de este año, tres meses después de tener a su hijo.

La pareja se realizó la prueba porque tenía dudas respecto a quién era el padre del menor, Marcos o la anterior pareja de Maribel.

Para su sorpresa, la prueba reveló que ninguno de los dos tenía lazos biológicos con Mateo.

Conocidos los resultados, sólo había una explicación posible: el menor fue intercambiado en el hospital donde nació.

El caso, por el que ahora hay abierta una causa judicial por presunta negligencia y alteración o supresión de la filiación del bebé, derivó en semanas de búsqueda del verdadero hijo de Maribel y Marcos.

Búsqueda que este lunes llegó a su fin, cuando las pruebas de ADN determinaron que Mateo fue intercambiado por otro bebé llamado Liam.

Semanas de búsqueda

El día que nació Mateo, el 25 de abril, otras 11 madres dieron a luz en el hospital Honorio Delgado de Arequipa.





Cualquiera de esos menores podía ser el hijo de Maribel y Marcos.

En las siguientes semanas, seis de esas madres, junto a sus bebés, aceptaron someterse a la prueba de ADN cuando conocieron que sus hijos biológicos podrían haber sido intercambiados.

Entre las seis mujeres que acudieron al laboratorio estaba Giovana Vera, quien llevó en brazos al pequeño Liam.

Las pruebas genéticas "prácticamente no tienen margen de error", según explicó a BBC Mundo la jefa de Medicina Legal de la Fiscalía de Arequipa, Sandra Apaza.

"Se constató que hubo cruce genético en dos de las muestras. La prueba es confiable en un 99%". inidicó Apaza.

Liam es hijo de Maribel Musaja y Marcos Llaique, mientras que Mateo es hijo de Giovana Vera.





"Se realizan pruebas de paternidad con frecuencia, en las que entre un 20% y 30% se establece que no hay vínculo paterno; sin embargo el caso de la maternidad es totalmente inédito", afirmó Apaza.

Tristeza

La doctora Apaza explicó que la Fiscalía de Arequipa se encargará del caso a partir de la constatación clínica del intercambio de bebés.

"Se procederá siempre pensando en el bienestar de los niños", afirmó.

Sin embargo, lo que vieneno es tan fácil.

La periodista Claudia Beltrán, que sigue el caso para el diario peruano La República, explicó a BBC Mundo que las madres atraviesan momentos muy difíciles dado que ya se encariñaron con los menores que cuidaron y amamantaron durante casi medio año.

Beltrán añadió que desde que el lunes se confirmó el intercambio, las mujeres apagaron sus celulares y evitaron cualquier contacto con los medios.

Es más, Miriam Herrrera, la fiscal asignada al caso, afirmó el lunes que las madres desearían quedarse con ambos bebés.

De acuerdo a lo que informó la autoridad, las dos mujeres manifestaron su tristeza después de que el lunes recibieron la noticia que les confirmaba que sus hijos fueron intercambiados.

El intercambio

Los menores todavía permanecen en los hogares donde fueron cuidados en los últimos meses.





El proceso de restitución, según explicó Herrera, será asistido por la Fiscalía, además de personal especializado de la Unidad de Asistencia a Víctimas y Testigos.

Se prestará ayuda psicológica a los padres y también se hará una evaluación social sobre las condiciones en las que vivirán los bebés una vez lleguen con sus padres biológicos.

Otro aspecto a corregir serán los registros de los menores, que fueron reconocidos erróneamente.

De hecho, ni siquiera queda claro si Mateo y Liam seguirán llamándose así cuando sean restituidos a sus familias.

No se sabe con precisión cuántas semanas o meses puede durar este proceso.

Es difícil imaginar lo que significará para Maribel y Giovana separarse de los bebés a los que durante meses creyeron sus hijos.