Internacional

Clinton espera asegurar candidatura demócrata el martes

Hillary Clinton espera asegurar la nominación demócrata en pocos días. Durante actos de campaña en California el viernes, Clinton declaró ante unos 500 seguidores que “si todo sale bien, tendré el gran honor desde el martes de ser la candidata demócrata para la presidencia”.

Por Culver City/AP

Hillary Clinton espera asegurar la nominación demócrata en pocos días.(AP).
Hillary Clinton espera asegurar la nominación demócrata en pocos días.(AP).

Clinton se encuentra a sólo 70 delegados de asegurar la candidatura. Ella y su rival Bernie Sanders realizan campaña agresivamente en California, donde se realizarán las primarias el martes.     

Rodeada de mujeres famosas y funcionarios electos, entre ellas las actrices Sally Field, Elizabeth Banks y Debra Messing, Clinton acogió la naturaleza histórica de su candidatura, al decir que “a partir del próximo martes estaremos en camino a romper el techo de cristal más alto y más duro”.     

Clinton continuó sus ataques contra el presunto candidato republicano Donald Trump, a quien ella atacó en un discurso sobre política exterior el jueves.

El sueño de Sanders

Los pesimistas ya sacan a Bernie Sanders de la carrera, pero sus partidarios no abandonan su sueño: todavía creen que él puede llevar su promesa de una sociedad más justa a la Casa Blanca.

Sanders se juega las últimas cartas en el bastión progresista de California, que realiza sus primarias la semana próxima, para probar -contra todos los pronósticos- que puede derrotar a Hillary Clinton y convertirse en el líder demócrata que enfrente a Donald Trump, el virtual candidato republicano.

Giovan Lunar, un estudiante de biología de 21 años, salió vibrante en la tarde del jueves de un mitin en Modesto, una pequeña ciudad en el centro del estado más poblado del país.

Nos da esperanzas. Él realmente se preocupa por nuestro futuro, dijo el joven, indiferente ante la clara ventaja de Clinton en la campaña.

Unas tres mil personas enfrentaban el calor abrasador de la jornada para escuchar al Senador de Vermont exponer su plan para un sistema de salud gratuito, imponer mayores tributos a los ricos y legalizar la marihuana, una semana antes del último Super Tuesday, cuando voten seis estados, incluyendo a California.

Si vamos todos a votar, ¡ganaremos!, prometía Sanders a la multitud, que coreaba ¡Bernie! ¡Bernie! y ¡Feel the Bern!  (juego de palabras con la abreviatura de su nombre, que suena como (Sientan el) calor  (burn) .

La música de Prince y David Bowie amenizaba la reunión y ocasionalmente el perfume de marihuana flotaba en el aire, mientras la actriz Susan Sarandon -amiga de larga data de Sanders- entusiasmaba a una multitud multi-étnica y multi-generacional.

En Modesto, muchos partidarios de Sanders son jóvenes que votarán por primera vez en las presidenciales de noviembre.

“Amo a Bernie Sanders. No quiero abandonar la idea de votar por Sanders, “pero no quiero que gane Donald Trump”, dijo Leroy Smith.

Es una inspiración. Mire esta multitud, él tiene un gran mensaje para la juventud sobre desempleo, deuda estudiantil, dijo Misael Villeda, estudiante de psicología de 24 años. Ha fortalecido al Partido Demócrata.

Pero Clinton también hace una fuerte campaña en California para lograr una victoria y quitar a Sanders su último argumento para permanecer en la campaña. Y las probabilidades están a su favor.

Berniemanía

El proceso de nominación presidencial en Estados Unidos está basado en ganar delegados, y Clinton ya obtuvo dos mil313, según un conteo de la cadena CNN, por lo que le faltan solo 70 para asegurarse la nominación. Sanders está considerablemente más lejos, con 1.546.

Varios centenares de delegados estarán en juego el martes, y Clinton tiene asegurados más que los necesarios.

Sin embargo, el campo de Sanders no abandona -empezando por Sarandon, quien declaró a la  AFP  que está convencida de que Clinton será procesada por el uso de una dirección privada de correo electrónico cuando era secretaria de Estado.

Muchos super-delegados están cambiando de posición, dijo la estrella.

Sanders argumenta desde tiempo atrás que la ventaja de Clinton se basa en el apoyo de los llamados super-delegados, miembros prominentes del partido que pueden votar a quien quieran en la convención nacional de julio próximo.

Sin la importante ventaja de los super-delegados, la diferencia a favor de Clinton es mucho menor.

Dos demonios

Pero aparte de la confianza que tengan en sus posibilidades, muchos partidarios de Sanders ya desesperan sobre qué hacer ante un triunfo de Clinton.

“Es una inspiración. Mire esta multitud, él tiene un gran mensaje para la juventud sobre desempleo, deuda estudiantil”, dijo Misael Villeda,

Algunos, como Villeda, están decididos a hacer lo que sea para evitar que Trump llegue a la presidencia.

Hillary nos necesita para ganar, dice, consolándose con la esperanza de que el fuerte desafío que planteó Sanders, le dará cierta capacidad para influir en la política del Partido.

Otros encuentran difícil de tragar la idea de apoyar a una candidata a la que enfrentaron con uñas y dientes.

Artiste Booker, una madre ama de casa afro-estadounidense de 31 años, la considera una republicana disfrazada, una línea de ataque frecuente en el campo de Sanders.

No es honesta, no es confiable. Mire sus correos electrónicos, dice.

Booker admite que le será difícil elegir entre Trump y Clinton: Sería como elegir entre dos demonios.

Trump ha reiterado que confía en que puede ganar apoyo entre los partidarios de Sandes, quien se autodenomina demócrata socialista, con el que comparte una plataforma comercial proteccionista y un mensaje anti-establishment que ha resultado muy atractivo.

Algunas de las voces más radicales del campo de Sanders han sugerido que una presidencia de Trump sería preferible a la elección de Clinton.

Pero este argumento no convence a Leroy Smith, un mozo de bar de 26 años que luce un notorio look afro. Es como llamar a votar a Hitler para derrotar al sistema, afirmó. Trump es un mal empresario y es la última cosa que precisa este país.

Para Marie Frazier, constructora de 59 años, tomar una decisión es doloroso.

Amo a Bernie Sanders. No quiero abandonar la idea de votar por Bernie Sanders, confiesa, pero no quiero que gane Donald Trump.