Internacional

Copiloto estaba "muy contento" con empleo en Germanwings

Andreas Lubitz nunca dio señales de que sintiera algo distinto a emoción por haber conseguido un empleo en la aerolínea Germanwings, de acuerdo con quienes lo conocieron cuando era un adolescente en este pueblo de las zonas montañosas del occidente de Alemania.

Por Montabaur/AP

 Andreas Lubitz, de 28 años, copiloto que estrelló el avión de  la aerolínea Germanwings. (Internet).
Andreas Lubitz, de 28 años, copiloto que estrelló el avión de la aerolínea Germanwings. (Internet).

Este jueves, fiscales franceses informaron que Lubitz, copiloto del vuelo 9525 de Germanwings “estrelló intencionalmente el avión contra la montaña.”

Integrantes del club de aviadores de su ciudad natal, Montabaur, donde renovó su licencia para pilotar aviones sin motor, dijeron que el hombre de 28 años parecía feliz de haber conseguido un trabajo en la aerolínea de bajo costo que pertenece al grupo Lufthansa.

“Estaba feliz de tener el empleo en Germanwings y le iba bien“, dijoRuecker

Tras comenzar a trabajar en Germanwings en septiembre del 2013, Lubitz parecía animado cuando volvió al club de pilotos LSC Westerwald e.V en verano para renovar su licencia haciendo unos 20 despegues.

“Estaba feliz de tener el empleo en Germanwings y le iba bien“, dijo Peter Ruecker, quien es miembro del club desde hace tiempo y lo vio aprender a volar. “Estaba muy feliz, daba una muy buena sensación.”

El director del club, Klaus Radke, dijo que rechaza la conclusión del fiscal de Marsella acerca de que Lubitz puso al avión en descenso intencional y lo estrelló en los Alpes franceses cuando el piloto salió de la cabina.

“No sé cómo alguien puede llegar a esa conclusión antes de que la investigación esté finalizada“, dijo.

Vigilancia en vivienda

En la casa en que se cree viven los padres de Lubitz las cortinas estaban cerradas y había cuatro patrullas de la Policía estacionadas en los alrededores.

La Policía no permitió que los medios se acercaran a la casa de dos pisos situada en un suburbio próspero de Montabaur, un pueblo situado a unos 60 kilómetros (40 millas) al noroeste de Fráncfort.

Los vecinos se negaron a hacer comentarios y la Policía pidió a los periodistas que se alejaran.

Lubitz aprendió a volar en un planeador blanco modelo ASK-21 de dos asientos que se encuentra en un pequeño hangar al lado de la pista de césped del club.

Ruecker dijo que Lubitz era alguien “callado pero amigable” cuando llegó al club cuando tenía 14 o 15 años diciendo que quería aprender a volar.

De acuerdo con la aerolínea fue adiestrado en Bremen antes de comenzar a volar aviones de Germanwings en septiembre de 2013. Ruecker dijo que Lubitz también recibió adiestramiento en Phoenix, Arizona. Al momento del choque había contabilizado 630 horas de vuelo.

El capitán tenía más de 6 mil horas de vuelo y estaba en Germanwings desde mayo del 2014, dijo Lufthansa añadiendo que antes había volado con aeronaves de su compañía y de Condor.

El Airbus A320, que cubría la ruta entre Barcelona y Duesseldorf, comenzó a descender inexplicablemente desde una altitud de crucero y se estrelló contra una zona de montaña remota en los Alpes franceses, matando a las 150 personas que iban a bordo.

Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, las aerolíneas de Estados Unidos no permiten que un piloto se quede solo en cabina. El procedimiento estándar es que si uno de los dos sale — por ejemplo al servicio — un asistente de vuelo ocupe su lugar en la cabina. No estuvo claro de inmediato si las aerolíneas europeas han adoptado la misma práctica.

El director ejecutivo de Lufthansa, Carsten Spohr, describió a los pilotos como “ experimentados y entrenados” durante una rueda de prensa el miércoles por la noche en Barcelona.