Internacional

Crimen brutal contra latinoamericanos en bufete de abogados en Madrid

Tres latinoamericanos -dos mujeres y un hombre- fueron brutalmente asesinados, informó este jueves la policía, en un bufete de abogados de Madrid perteneciente al peruano Víctor Joel Salas Coveñas, en lo que podría ser un ajuste de cuentas o una venganza.

Por Madrid/AFP

Triple asesinato ocurre en bufete de Madrid de un abogado peruano.(EFE):
Triple asesinato ocurre en bufete de Madrid de un abogado peruano.(EFE):

A última hora de la tarde del miércoles, los servicios de emergencia fueron alertados de un incendio en un despacho de abogados en Usera, barrio de fuerte inmigración latinoamericana y asiática en el sur de la capital.

“Cuando llegan los bomberos y sofocan el fuego se dan cuenta de que hay tres cadáveres que no eran víctimas del incendio, sino que habían fallecido momentos antes por una muerte violenta” , explicó a la  AFP  una portavoz de la policía madrileña.

“Una mujer estaba degollada, la otra mujer había muerto víctima de fuertes golpes en la cabeza y el varón tenía un hachazo en la cabeza” , precisó.

El local, situado en el número 40 de la calle Marcelo Usera, estaba repleto de papeles quemados.

Según la misma fuente, “eran latinoamericanos los tres pero no se sabe concretamente de qué país”  dado que iban indocumentados cuando fueron hallados. La fuente no precisó en que basaba su afirmación sobre el origen latinoamericano de las víctimas.

“El hombre ronda los 40 años y ellas estaban entre los 30 o 35 años” , añadió. La prensa española afirmó que se trataba de dos cubanas y un ecuatoriano sin precisar su identidad.

Aparentemente eran dos empleadas y un cliente del bufete, “que tramitaba temas de extranjería y altas de seguridad social para negocios de la zona” , precisó la portavoz policial.

En la entrada del edificio de apartamentos, en un barrio popular que este jueves por la mañana bullía de actividad comercial, junto a la puerta acristalada con barrotes negros, una placa anunciaba: “Víctor Joel Salas Coveñas, Abogado” .

Pese a que la prensa española lo presentaba como un exfiscal peruano que llevó en su país casos de secuestros y tráfico de drogas, en Perú se lo conoce como exasistente de una magistrada a la que él mismo acusó de vínculos con el narcotráfico y que fue expulsada del sistema judicial.

Ajuste de cuentas o venganza, “los investigadores no han descartado todavía cualquier posibilidad” , afirmó la portavoz de la policía madrileña. “Hipótesis se barajan todas” , añadió.

Salas Coveñas se dio a conocer en Perú por su relación con una empresaria que fue asesinada por un sicario, en un caso que involucró truculentos detalles como la práctica de magia negra.

Madrid ha vivido en los últimos meses varios episodios que afectaron a latinoamericanos.

Dos colombianos fueron tiroteados la noche del 11 de marzo en el norte de la capital cuando se encontraban en el interior de una peluquería cerrada al público. Varios hombres irrumpieron en el local y dispararon contra ellos, matando a uno e hiriendo al otro de gravedad.

Una semana antes, un adolescente había muerto apuñalado cerca de la céntrica Puerta del Sol en una multitudinaria pelea entre bandas latinas.

Vínculos con jueza y un narco israelí

El abogado peruano identificado como Víctor Joel S.C., en cuyo despacho de Madrid fueron asesinadas ayer tres personas latinoamericanas, denunció en el 2006 que una jueza de su país le pidió que manipulara un proceso judicial relativo a un narcotraficante de origen israelí.

A raíz de aquel proceso fue apartada de la judicatura la jueza Ana Luzmila Espinoza, acusada de cambiar el tipo penal por el que se juzgaba al narcotraficante Zeev Chen para rebajarle la pena impuesta.

También se le acusaba de modificar la sentencia para reducir la indemnización que debía pagar de 500.000 a 50.000 soles  (de 150 mil a 15 mil dólares) y de modificar la fecha de un recurso de nulidad para que entrase en plazo.

El abogado, que entonces tenía 25 años y ejercía de asistente de actas de la jueza, dijo haberse negado a realizar esos cambios y denunció haber sufrido presiones y amenazas, según consta en las resoluciones de la Oficina de Control de la Magistratura y del Consejo Nacional de la Magistratura.

Aquel proceso terminó en el 2009 con la suspensión de la magistrada Ana Luzmila Espinosa, una decisión en la que tuvo especial relevancia el testimonio de Víctor Joel.

En una entrevista publicada entonces por el diario El Comercio de Perú, desveló esas presiones y la relación de la jueza con la empresaria Myriam Fefer, asesinada por un sicario en el 2006.

Según la prensa de Lima, la Policía encontró en el lugar del crimen de Fefer objetos para prácticas de brujería y una foto del abogado, que emigró a España a mediados del 2008.