Internacional

Detenido un mulá afgano por casarse con una niña de 6 años

Un mulá afgano fue detenido por secuestrar y casarse con una niña de 6 años, informaron responsables de Ghor, provincia del centro de Afganistán.

Por Kabul/AFP

Archivado en:

Afganistán
(Imagen de referencia). Fotografía del año que muestra la boda de un hombre afgano en el 2007 con una niña de 11 años. La imagen fue captada por la norteamericana Stepahie Sinclear, y fue seleccionada foto del año por Unicef. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
(Imagen de referencia). Fotografía del año que muestra la boda de un hombre afgano en el 2007 con una niña de 11 años. La imagen fue captada por la norteamericana Stepahie Sinclear, y fue seleccionada foto del año por Unicef. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Mohamad Karim, de unos 60 años, fue detenido "hace dos días", tras ser encontrado con la menor y afirmar que le fue ofrecida por los padres como una "ofrenda religiosa", indicaron los responsables a AFP.

La región de Ghor es conocida por el récord de numerosos casos de abusos contra las mujeres.

Los padres alegan que la niña fue secuestrada en la provincia de Herat, fronteriza con Irán, hace varias semanas durante el ramadán.

La víctima fue llevada a un hogar para mujeres y los padres se dirigían a recogerla, precisó la responsable de Asuntos de la Mujeres de Ghor, Masoom Anwari, precisando que la niña se encontraba en estado de shock.

235

  • matrimonios precoces, la mitad con niñas de 11 a 15 años y en el 7% de los casos, de entre 7 y 10, se registraron el año pasado en Afganistán.

"La pequeña no habla. Solo repite 'tengo miedo de ese hombre'", detalló.

El mulá "fue encarcelado y nuestra investigación proseguirá hasta mañana", declaró el portavoz del gobernador provincial Abdul Hai Khatibi.

La edad legal para casarse en Afganistán es de 16 años para las chicas y 18 para los chicos.

Este nuevo caso de matrimonio precoz se produce tras la muerte, en la misma provincia, de una adolescente de 14 años que fue casada a los 12.

Zahra, fallecida a causa de profundas quemaduras tras dos años de suplicios y maltratos, fue entregada a su familia política a cambio de una nueva esposa para su padre, según la práctica tradicional de "badal", destinada a evitar las costosas dotes que muchas familias no pueden asumir. El padre de Zahra se casó así con la hermana del marido de su hija.

Farida Naseri, activista de los derechos de las mujeres en Ghor, denunció entonces que "la violencia contra las mujeres no deja de crecer en la provincia".

La Comisión Independiente de Derechos Humanos en Afganistán (AIHRC) registró el año pasado 235 matrimonios precoces, la mitad con niñas de 11 a 15 años y en el 7% de los casos, de entre 7 y 10.