Internacional

Sube a 10 los muertos en ataque talibán en Kabul

Diez muertos, entre ellos dos policías españoles, es el balance del ataque talibán a un hostal cerca de la Embajada de España en Kabul, en una operación que finalizó este sábado tras casi 12 horas y que supone una nueva demostración de fuerza de los insurgentes en Afganistán en medio de un aumento de la violencia.

Por Kabul/AFP

Soldados británicos cargan el cuerpo de una de las víctimas del ataque. (Foto Prensa Libre: AP)
Soldados británicos cargan el cuerpo de una de las víctimas del ataque. (Foto Prensa Libre: AP)

Hoy el área diplomática situada en el norte de Kabul donde se produjo el ataque permanecía acordonada por las fuerzas de seguridad afganas, mientras un mar de cristales rotos crujía sin cesar al paso de vehículos y transeúntes.

A primera hora de la tarde del viernes un atacante suicida colisionó un automóvil cargado de explosivos contra un muro en la entrada del hostal y a continuación se produjo un fuerte tiroteo, lo que provocó numerosos daños a una decena de inmuebles, en los que se podía apreciar este sábado orificios de bala o puertas y ventanas destruidas.

“Estaba en casa con mi familia cuando escuché una fuerte explosión que sacudió la casa e hizo que estallaran los cristales de las ventanas” , explicó a Efe Esmatullah, de 16 años, que vive a pocos metros del hostal atacado.

Entonces se asomó al balcón y vio que había fuego y humo frente al hostal, y poco después comenzó un tiroteo que no se detuvo hasta primeras horas de la mañana de este sábado, tiempo durante el cual, añadió, él y su familia permanecieron ocultos en la parte trasera de casa.

Según la versión oficial, el vehículo cargado de explosivos que colisionó contra el muro en la entrada del hostal abrió el camino para que entraran otros tres talibanes, que estaban equipados con armas ligeras y pesadas, incluyendo lanzagranadas.

Reivindican ataque

Los talibanes reivindicaron el ataque, que afectó a la embajada de España en Kabul, situada muy cerca del hostal, causando la muerte de dos policías españoles, según confirmó el Gobierno de Madrid.

Hoy el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró que se está trabajando para acelerar los trámites para repatriar a los españoles fallecidos, a los que identificó como el subinspector de la Policía Nacional Jorge García Tudela y el policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández.

Fuentes oficiales afganas dieron por finalizado el ataque esta mañana y confirmaron la muerte de los cuatro talibanes y de otros tantos policías afganos, señalando además que otros nueve afganos habían resultado heridos.

Wahidullah, un guarda de seguridad de un hostal situado enfrente del que fue atacado, relató a Efe que esta mañana, cuando el tiroteo finalizó y pudo salir del escondite en el que se encontraba, vio “los cadáveres de cuatro policías (afganos) y de dos extranjeros” .

“Nos encontramos frente a un ataque terrorista en el que murieron dos ciudadanos españoles y que perjudicó en gran medida nuestros intereses", explicó el gobierno español.

Según el guarda, “por suerte”  el hostal en el que trabaja estaba vacío anoche, no así la casa de huéspedes atacada, donde según el Gobierno afgano fueron rescatadas una docena de personas, aunque no aportó información sobre sus nacionalidades.

El Gobierno español también aclaró que fue evacuado todo el personal, entre ellos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, que se encontraba en la embajada y en dos edificios de viviendas colindantes en los que se alojaban.

El ataque talibán perpetrado en Afganistán, en el barrio diplomático de la capital Kabul, es “un ataque contra España” , declaró  el gobierno español, precisando que además de los dos policías españoles, murieron dos miembros afganos del personal de la embajada.

“Nos encontramos frente a un ataque terrorista en el que murieron dos ciudadanos españoles y que perjudicó en gran medida nuestros intereses. Es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán” , explicó el gobierno en un comunicado.

“En el ataque también han muerto dos empleados afganos de la embajada” , según la misma fuente.

Los talibanes reivindicaron el ataque, que terminó la madrugada del sábado, declarando que tenía como objetivo una casa de huéspedes para extranjeros.

Aunque el comunicado de los talibanes, y la información de la propia policía afgana, señala que “el objetivo del atentado no era la embajada de España” , se mantiene abierta la investigación y “no se descarta ninguna hipótesis” , indicó Madrid en un comunicado.

El gobierno precisó que se produjo un intercambio de disparos de más de una hora en el interior del complejo de la embajada, donde pudieron entrar tres de los asaltantes talibanes al haberse destruido el portal con la explosión delante del lugar.

Talibanes multiplican las ofensivas

Once asaltantes consiguieron entrar la noche del martes recién pasado  en el primer recinto del complejo de alta seguridad que comprende, además del aeropuerto y una zona residencial civil, una base militar compartida por la OTAN y el Ejército afgano.

El ataque del viernes recién pasado coincidió con la visita a Pakistán del presidente afgano, Ashraf Ghani. El mandatario aseguró que retoma con optimismo unas negociaciones de paz entre Gobierno afgano y talibanes, bloqueadas en parte por la desconfianza que existe entre Kabul e Islamabad, que ejerce una fuerte influencia sobre los talibanes.

Sin embargo, surgieron profundas divisiones entre los talibanes, lo que dificulta el reinicio de las negociaciones.

La ofensiva contra el aeropuerto de Kandahar confirmó la capacidad militar de los talibanes, que prosiguen sus ataques a pesar de la llegada del duro invierno afgano.

“Estaba en casa con mi familia cuando escuché una fuerte explosión que sacudió la casa e hizo que estallaran los cristales de las ventanas” , explicó Esmatullah.

Estos últimos meses los talibanes llevaron a cabo varios ataques exitosos. A fines de septiembre tomaron el control durante algunos días de la capital provincial de Kunduz, su mayor victoria desde que fueron expulsados del poder por la invasión estadounidense en el 2001.

Los talibanes gobernaron Afganistán hasta que los derrocó una coalición liderada por Washington, la cual invadió el país en el 2001, poco después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos. El despliegue estadounidense alcanzó los 90.000 soldados que operaban dentro de una coalición de 51 países que sumó 130 mil militares.

España llegó a tener un máximo de mil 400 soldados desplegados en territorio afgano en el 2003. Actualmente, según datos de la OTAN, quedan nueve soldados españoles desplegados en Afganistán.