Internacional

Duterte desata nueva polémica al proponer cuota de ejecuciones diarias

Líderes católicos filipinos y responsables de ONG expresaron su indignación el lunes por la voluntad del presidente Rodrigo Duterte de restablecer la pena de muerte y de ejecutar a diario a entre “cinco y seis”  criminales.

Por Manila/EFE/AFP

Rodrigo Duterte participa en una conferencia de prensa en aeropuerto internacional de Davao,Singapur. (AFP).
Rodrigo Duterte participa en una conferencia de prensa en aeropuerto internacional de Davao,Singapur. (AFP).

El jefe de Estado es blanco de numerosas críticas por su sangrienta campaña contra el tráfico de drogas y su guerra contra el crimen, que dejó más de cinco mil 300 muertos desde su llegada al poder a fines de junio.

Antes existía la pena de muerte, pero no pasaba nada, dijo el sábado Duterte. Dénmela y la aplicaré cada día a cinco o seis criminales.

Un alto dirigente de la Iglesia Católica indicó que esta se opondría de plano al proyecto del presidente.

Los filipinos serían considerados como un país de bárbaros. Filipinas se convertiría en la capital mundial de la pena de muerte, declaró a la  AFP  el padre Jerome Secillano, de la Conferencia de Obispos Católicos filipinos.

La pena de muerte fue abolida en el archipiélago en el 2006 tras una intensa campaña de la Iglesia. El catolicismo es la religión del 80% de los filipinos.

Duterte ganó las elecciones presidenciales tras prometer eliminar a decenas de miles de traficantes de droga y restablecer la pena de muerte.

Está previsto que la Cámara de Representantes vote en enero sobre el restablecimiento de la pena capital.

El Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Hussein, afirmó en una carta a los parlamentarios que los filipinos violarían sus obligaciones internacionales si adoptan esa medida.

Establecer una cuota de ejecuciones es la gota que colma el vaso, dijo a la  AFP  Romeo Cabarde, vicepresidente de Amnistía Internacional en Filipinas. Estamos hablando de vidas humanas, se indignó.

Regala a policías aguinaldos de entre mil y ocho mil dólares

Duterte, ha decidido regalar entre mil y ocho mil dólares de aguinaldo a la Policía, cuerpo sobre el que recae la misión de cumplir la promesa electoral del mandatario de limpiar ese país de drogas, anunciaron fuentes oficiales.

El director de la Policía Nacional de Filipinas, Ronaldo dela Rosa, destacó durante el anuncio en Campo Crame, la sede del cuerpo, en Manila, que es una medida sin precedentes en el país y señaló que el regalo es un gesto de la apreciación de Duterte hacia la institución y sus miembros, según la versión del medio Rappler.

Dela Rosa explicó que no toda la plantilla del cuerpo, formada por unas 160 mil personas, recibirán la gratificación y añadió que la cuantía que se entregue dependerá del rango y del trabajo desempeñado.

Casi seis mil filipinos han muerto en la campaña nacional contra las drogas que lanzó Duterte el 30 de junio pasado, cuando comenzó su mandato único de seis años.

De este número, dos mil 86 muertes ocurrieron en operaciones policiales y las demás a manos de bandas de ciudadanos que se toman la justicia por su mano, según datos policiales.

Grupos de defensa de los derechos humanos, la ONU y la Unión Europea, entre otros, han criticado reiteradamente las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la campaña.

A pesar de las críticas, el índice de aceptación de Duterte entre sus compatriotas ronda el 63 por ciento, según un sondeo publicado la semana recién pasada por Social Weather Stations  (SWS) , una de las firmas de encuestas más acreditadas de Filipinas.

Filipinos teme ser víctimas de ejecuciones

Cuatro de cada cinco filipinos temen ser, ellos o alguien conocido, víctima de las ejecuciones extrajudiciales de la campaña contra la droga impulsada por el presidente del país, Rodrigo Duterte, según una encuesta publicada hoy.

El 45 por ciento de los 1.500 encuestados se declaró “muy preocupado”  ante esa posibilidad, mientras otro 33 por ciento se mostró “algo preocupado” , indica el sondeo de Social Weather Stations  (SWS) , realizado entre el 3 y el 6 de diciembre, según la televisión GMA.

Pese a ello, el 85 por ciento de los encuestados se mostró satisfecho con los resultados de la campaña, que, según el baremo, de la consultora obtiene un valoración de “excelente” , al considerar que esta ha reducido la delincuencia y el tráfico de drogas.

La encuesta también revela que el 70 por ciento cree que el gobierno hace lo posible para evitar las ejecuciones extrajudiciales y que el 94 por ciento considera importante que los sospechosos por narcotráfico sean capturados vivos.

Grupos de defensa de los derechos humanos, la ONU y la Unión Europea, entre otros, han denunciado esta campaña contra la droga que ha causado 5.900 muertos desde que Duterte la inició tras tomar posesión del cargo en junio.

De estos, unos 4.000 casos fueron en ejecuciones extrajudiciales después de que Duterte llamara en repetidas ocasiones tanto a policías como a ciudadanos a matar a los drogadictos y camellos que conocieran.

El sondeo fue realizado antes de que Duterte afirmara la semana pasada que mató personalmente a drogadictos y traficantes durante patrullas con la policía mientras era alcalde de Davao.

Varias organizaciones le acusaron durante años de estar detrás de los escuadrones de la muerte en Davao, bandas de sicarios formadas por antiguos policías y soldado que habrían “eliminado”  a más de mil delincuentes de la ciudad.