Internacional

Francia convoca a embajadora de EEUU por supuesto espionaje

La embajadora de Estados Unidos en Francia fue llamada al Ministerio de Exteriores galo este miércoles tras las revelaciones de WikiLeaks que apuntaron que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense espió a los tres últimos presidentes del país europeo.

Por París/AP

Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Francois Hollande.
Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Francois Hollande.

La llamada a la embajadora se produjo luego de que el presidente francés, Francois Hollande, calificase las revelaciones como una brecha de seguridad “inaceptable”.

Se esperaba que la embajadora Jane Hartley compareciera en el ministerio este miércoles por la tarde, según un diplomático francés.

El funcionario no estaba autorizado a ser identificado. Los documentos publicados por el diario francés Liberation y el cibersitio de investigación Mediapart suponen que Francia se ha unido a Alemania en la lista de países aliados de Estados Unidos a los que vigiló la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) .

Los documentos parecían mostrar a funcionarios de París hablando con franqueza sobre la economía griega y las relaciones con Alemania, así como del espionaje estadounidense a sus aliados.

Aunque no supone una gran sorpresa, la difusión de los archivos supone una molestia y un bochorno para las autoridades gales.

“Esto implica actos inaceptables que ya han dado pie a discusiones entre Estados Unidos y Francia”, dijo Hollande en un comunicado tras una reunión de emergencia del consejo de defensa. El comunicado indicó que Francia ha reforzado sus medidas de protección tras conocer el documento, sin entrar en detalles.

Hollande convocó otra reunión de emergencia el miércoles con parlamentarios de alto rango para comentar la filtración, según el portavoz del gobierno Stephane Le Foll. Además, el máximo coordinador de inteligencia de Francia viajará a Estados Unidos próximamente, indicó el vocero.

La divulgación parece haber sido planeada para coincidir con una votación en el Parlamento francés sobre una iniciativa de espionaje que legaliza la amplia vigilancia de presuntos terroristas.

El Senado aprobó la norma el martes y está previsto que la cámara baja haga lo propio el miércoles.

No hubo confirmación inmediata sobre la veracidad de los documentos, que se referían a escuchas entre 2006 y 2012, aunque WikiLeaks tiene experiencia previa en la publicación de material de inteligencia y cables diplomáticos.

Un asesor de Nicolas Sarkozy, predecesor de Hollande, dijo a la AP que el exmandatario considera inaceptables esos métodos, y en especial por parte de un aliado. El asesor no estaba autorizado a ser identificado de manera pública.

No hubo comentarios de inmediato de parte del ex presidente Jacques Chirac, que supuestamente también habría sido objeto del espionaje.

El vocero del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, Ned Price, emitió un comunicado el martes recién pasado por la noche diciendo que Washington “no tiene ni tendrá como objetivo las comunicaciones del presidente Hollande”.

Price no enfrentó las voces que decían que Estados Unidos había espiado previamente a Hollande y sus predecesores.

Francia es uno de los países aliados de Estados Unidos que dependen en gran parte de la capacidad de espionaje estadounidense para evitar amenazas terroristas y de otra clase.