Internacional

El Papa concede perdón durante Jubileo a católicas que hayan abortado

El papa Francisco anunció este martes que los sacerdotes de todo el mundo podrán conceder durante el año del Jubileo el perdón a las mujeres que hayan abortado y a quienes lo hayan facilitado, un pecado que considera un drama “injusto”  y “una derrota”.

Por Ciudad del Vaticano/EFE/AFP

Así se lee en una carta enviada al presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, y encargado de organizar el Año Santo extraordinario convocado por el Pontífice y publicada este martes por la oficina de prensa del Vaticano.

El Jubileo de la Misericordia que comienza el próximo 8 de diciembre y se celebrara hasta el 20 de noviembre del 2016.

Según la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que comporta excomunión y un sacerdote sólo lo puede absolver por orden de un obispo o del Sumo Pontífice.

“El perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido” , con esta premisa Francisco explica la decisión de conceder a los sacerdotes que absuelvan pecados considerados graves por la Iglesia Católica.

“También por este motivo he decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón” , reconoce el Papa.

Francisco afirma que “uno de los graves problemas de nuestro tiempo es, ciertamente, la modificación de la relación con la vida”  y que “algunos viven el drama del aborto con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo” .

Pero muchos otros, en cambio, agrega el papa, “incluso viviendo ese momento como una derrota, consideran no tener otro camino por donde ir” .

“Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión” , escribe Francisco.

La carta continúa: “Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa. Lo sucedido es profundamente injusto; sin embargo, sólo el hecho de comprenderlo en su verdad puede consentir no perder la esperanza” .

Francisco indica entonces a los sacerdotes que “se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido, e indicar un itinerario de conversión” .

  • “Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión” , escribe Francisco.

En la bula  (documento) en el que el papa convocaba el Jubileo ya se incluía que una de las novedades serían los llamados “Misioneros de la Misericordia” , sacerdotes enviados por Francisco para predicar y confesar también los llamados “pecados reservados a la sede apostólica” , entre ellos el aborto.

Con esta carta, Francisco explica con todo detalle y da instrucciones sobre cómo obtener la indulgencia plenaria durante este Año Santo dedicado a la Misericordia.

“Para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión” , agrega el papa.

Y añade que se “se pueda ganar la indulgencia en los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares” .

Buena recepción a medida

La decisión del papa Francisco de permitir que sacerdotes comunes absuelvan a las mujeres que se arrepientan en confesión por haber abortado fue mayoritariamente bien recibida en la región, incluso en países como Argentina, donde muchos sacerdotes ya practican la medida, y en Chile, donde el aborto está penalizado.       

La disposición de Francisco regirá durante el Año de Misericordia, entre el 8 de diciembre del 2015 y hasta fines de noviembre del 2016.       

La jubilada argentina Silvia Lagguzzi, de 72 años, saludó la decisión del Papa. “Por qué no van a perdonar eso (el aborto) todos los sacerdotes si todos los pecados son perdonables?” , se preguntó.       

Contó a The Associated Press que “yo aborté una vez, tenía 25 años, fue un montón de cosas que se juntaron... me arrepentí, soy católica, y en ese entonces un sacerdote común me perdonó” .       

Lagguzzi aludió a la práctica de algunos curas argentinos de anticiparse a la decisión anunciada el martes por Francisco y perdonar a las mujeres arrepentidas por haber abortado.       

“Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión” , escribe Francisco.

Hasta ahora si una mujer quería confesar su aborto y obtener la absolución debía acudir a un obispo, quien designaba a un cura especializado en esas materias.       

El párroco Peter Kliegel, de la chilena ciudad de Osorno, dijo que “esto es una apertura de verdad a la misericordia y es importante para la pastoral” .       

“Una mujer que se ha hecho un aborto sufre mucho, eso se sabe en la pastoral, entonces esto es un paso súper importante para darle la oportunidad a personas de levantarse, porque la iglesia no puede solamente dar a conocer leyes, sino que tiene que tender la mano igual como lo hizo Jesucristo” .       

En Chile está prohibido cualquier tipo de aborto y el único avance en la materia es la discusión en el congreso en torno al proyecto de la presidenta Michelle Bachelet que propone permitir la interrupción del embarazo en caso de violación, cuando el feto no puede sobrevivir y cuando peligra la vida de la madre.       

La dictadura del general Augusto Pinochet, 1973-1990, penalizó el aborto terapéutico días antes de dejar el poder.   

Janet Meier, 64, dijo que cinco de sus sobrinas -todas católicas- se han practicado un aborto. Cuando salía de la céntrica iglesia de La Merced celebró la decisión de Francisco y opinó que “podría ser una solución para tantas personas que de alguna manera han cometido un pecado porque sólo Dios quita la vida” .       

Meier, que favorece el aborto terapéutico, destacó el hecho de que “hay tantas personas que quisieran adoptar y no pueden. Y sin embargo, hay tantas mujeres que abortan porque no tienen como mantener a sus hijos” .    

En Cuba el aborto es legal hace décadas y pese a lo que pueda decir la Iglesia Católica, a nadie se le ocurría alterar esa norma.       

En Bolivia el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de La Paz, monseñor Aurelio Pesoa, fue sorprendido con la noticia y recordó que “hay pecados cuyo perdón están reservados al obispo, entre ellos está el aborto” .