Internacional

Madre Teresa de Calcuta está a un paso de la santidad

La madre Teresa de Calcuta, fundadora de la Orden de las Misioneras de la Caridad, se encuentra a un paso de subir a los altares como santa después de que el jueves recién pasado el papa Francisco estampara su firma en el decreto que autoriza su canonización.

Por Ciudad del Vaticano/AFP/EFE

El papa Francisco reconoció un milagro atribuido a la Madre Teresa de Calcuta.
El papa Francisco reconoció un milagro atribuido a la Madre Teresa de Calcuta.

El papa Francisco reconoció un segundo milagro atribuido a la madre Teresa de Calcuta, la curación de un brasileño, con lo que será canonizada el año próximo, anunció el Vaticano este viernes.

“El Santo Padre autorizó a la Congregación de las Causas de los Santos a proclamar los decretos sobre el milagro atribuido a la intercesión de la beata madre Teresa”, indicó el Vaticano en un comunicado, confirmando lo adelantado por el arzobispo de Calcuta.

La madre Teresa, conocida por su compromiso con los enfermos y los pobres de esta gran ciudad del este de la India, será canonizada el 4 de septiembre de 2016 en Roma, como parte del “Jubileo de la Misericordia”  iniciado el 8 de diciembre, indica el diario de los obispos italianos, Avvenire.

El arzobispo de Calcuta, Thomas DSouza, anunció en un primer momento que el Vaticano reconoció a la madre Teresa la curación milagrosa en 2008 de un brasileño que padecía varios tumores en el cerebro.

“Me ha informado Roma de que el papa Francisco ha reconocido un segundo milagro atribuido a la madre Teresa”, dijo a la  AFP  en Calcuta.

“El Santo Padre autorizó a la Congregación de las Causas de los Santos a proclamar los decretos sobre el milagro atribuido a la intercesión de la beata madre Teresa”, El Vaticano.

Según Avvenire, la curación milagrosa, atribuida a la intercesión de la madre Teresa, fue reconocida en una reunión de expertos convocada hace tres días por la Congregación para las Causas de los Santos, lo que posibilita así la canonización.

La religiosa  (1910-1997), nacida en una familia albanesa de Macedonia, fundó su propia congregación en 1950, las Misioneras de la Caridad. Durante más de 40 años consagró su vida a los pobres y los enfermos, principalmente en Calcuta. En 1979 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

La mujer, una de las más conocidas y populares de la cristiandad moderna, fue beatificada por el papa Juan Pablo II el 19 de octubre del 2003 en una ceremonia en Roma a la que asistieron 300.000 fieles.

Su congregación, “colmada”  de felicidad

Su congregación dijo estar “colmada”  de felicidad por el anuncio, y agradecida con el Papa.

Sunita Kumar, portavoz de la congregación y muy cercana a la madre Teresa, explicó que para la monja albanesa la mejor forma de servir a Dios era servir a los pobres.

“Leía la Biblia, por supuesto, pero su principal compromiso era con los pobres”, dijo la hermana Kumar a la cadena de televisión NDTV.

“Miren el trabajo que hizo, no se tomó un día de vacaciones ni de descanso”.

“Estoy colmada de felicidad de que esto ocurra estando yo viva”, añadió en comentarios a la  AFP , tras conocer que su antigua superiora será canonizada.





En 2002, el Vaticano reconoció un primer milagro atribuido a la intercesión de la madre Teresa, la curación de una mujer bengalí de 30 años, Monika Besra, que padecía un tumor abdominal.

La mujer se curó después de que las hermanas de la congregación le dieran una “medalla milagrosa”  de la Virgen, que previamente había llevado la beata fallecida en 1997, a los 87 años de edad.

El papa Francisco conoció a la religiosa, que iba siempre vestida con un sari blanco bordado de azul, con motivo de un sínodo de obispos en 1994 en Roma.

  • Sirvió a los más necesitados, reseña de su vida

La madre Teresa de Calcuta, fundadora de la Orden de las Misioneras de la Caridad, que dedicó su vida a servir a los más necesitados, será canonizada previsiblemente el 4 de septiembre del 2016, un día antes de que se cumplan los 19 años de su fallecimiento en la ciudad india de Calcuta, en el marco del Año Santo Extraordinario de la Misericordia.

Con la aprobación por parte del papa de ese segundo milagro, requisito fundamental para la canonización, se pondrá fin a un proceso por el que ya fue beatificada en 2003, durante el pontificado de Juan Pablo II, que la definió como “infatigable benefactora de la Humanidad” .

Entonces se demostró canónicamente la curación, el 5 de septiembre de 1998, de una mujer india de religión animista que padecía un tumor en el abdomen después de que le colocaran en la zona una medalla que había pertenecido a la monja.

La Madre Teresa nació como Inés Gonxha Bojaxhiu el 20 de agosto de 1910, en Skopje, capital de la actual república de Macedonia, que por entonces pertenecía a la vecina Albania.

Hija de un rico empresario de la construcción, profesó como religiosa en 1928 en las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, en la casa madre de Rathfarnham  (Irlanda) . Un año después marchó a Darjeeling porque quería ejercer como misionera en la India.





Desde 1929 a 1937 realizó el noviciado en la comunidad de Loreto, en Calcuta, y el 24 de mayo de ese último año hizo los votos perpetuos convirtiéndose en “esposa de Jesús para toda la eternidad” .

Teresa adoptó ese nombre en honor de Santa Teresita de Lisieux. El 10 de septiembre de 1946, cuando viajaba en tren desde Calcuta a Darjeeling tuvo la inspiración divina que le llevó a fundar la congregación de las Misioneras de la Caridad.

Según narra la tradición, la Madre Teresa vio la cara de Jesús y decidió entregarse totalmente a Cristo ya que en ese rostro encontró reflejados a los desheredados del mundo.

En 1948 inauguró una escuela para niños necesitados y ese mismo año se vistió por primera vez con el sari blanco orlado de azul, el hábito de su congregación.

Además de los tres votos clásicos  (pobreza, castidad y obediencia) , Teresa exigía a las religiosas de su orden entregarse de por vida y exclusivamente a los más pobres, sin recompensa material alguna.

En 1957 fundó un centro de acogida para leprosos y en 1965, una vez que Pablo VI otorgó a la congregación la aprobación pontificia, fundó las primeras casas fuera de la India, en Caracas y Barquisimeto  (Venezuela) .

En 1979 le concedieron el Nobel de la Paz por su labor caritativa en favor de los indigentes del mundo. En la ceremonia de entrega, en Oslo, renunció al banquete y donó todo el dinero del galardón a los pobres.

Defensora ardiente de la vida, condenó el aborto y viajó por todo el mundo para concienciar a la gente contra esa práctica.

En 1987 Juan Pablo II bendijo la primera piedra de la casa que abrió dentro del Vaticano para acoger a vagabundos de Roma.

La salud de Teresa, que llevaba un marcapasos desde 1983, comienza a resentirse en 1989 y desde entonces, hasta su muerte, estuvo ingresada en numerosas ocasiones en diferentes hospitales.

En 1996 publicó el libro “Camino de sencillez”, en el que recoge la doctrina religiosa que impulsó su vida de dedicación a los demás.

Su salud empeora tras contraer la malaria y, tras varias recaídas, el 5 de septiembre de 1997 fallece de un paro cardíaco en su casa de las Misioneras en Calcuta. Fue enterrada en la capilla de la sede de su congregación el 10 de septiembre.

El entierro fue un acontecimiento nacional en la India, donde millones de desheredados acompañaron al cadáver por las calles de Calcuta y al funeral acudieron personalidades de todo el mundo.

“De sangre soy albanesa; de ciudadanía, india; por fe, soy católica; por vocación, pertenezco al mundo; y por corazón, pertenezco totalmente al Corazón de Jesús”, afirmaba Teresa.

Su congregación cuenta con 4.500 religiosas de más de ochenta nacionalidades, distribuidas en 133 países, donde tienen 710 casas. También hay hermanos, padres y laicos misioneros de la caridad, colaboradores y voluntarios.