Internacional

Entérese por qué en EEUU las estatuas de Colón están amenazadas como las de los confederados

Como otras ciudades de Estados Unidos, Nueva York se plantea la pregunta de si aún es posible honrar la memoria de Cristóbal Colón, al ser centro este lunes del tradicional desfile a la memoria del “descubridor de América” , última ilustración de un muy sensible debate sobre la historia y el racismo en ese país.

Por AFP / Nueva York

Los agentes del Departamento de Policía de Nueva York refuerzan la seguridad cerca de la estatua de Cristóbal Colón. (Foto prensa Libre:AFP).
Los agentes del Departamento de Policía de Nueva York refuerzan la seguridad cerca de la estatua de Cristóbal Colón. (Foto prensa Libre:AFP).

Vinimos por el fin de semana y trajimos a nuestros hijos: queríamos que vieran el desfile y las estatuas antes de que dejen de existir, dijo Ruth Edelstein-Friedman, que llegó desde Miami pese a la lluvia para asistir al tradicional desfile del Columbus Day en la 5a Avenida, en un nuevo aniversario del arribo del explorador a las Bahamas, en octubre de 1492.

Para ella y su marido Eduardo lo que sucederá en el futuro está muy claro: tras la polémica sobre los símbolos confederados, que llevó a que numerosas estatuas de generales sudistas fueran retiradas al ser vistas como símbolos de la esclavitud y el racismo, se perfila el fin de los homenajes a Cristóbal Colón, percibido como la encarnación del genocidio sufrido por los pueblos nativos de la región.

Un grupo de activistas protestan en la Quinta Avenida en el día de Cristóbal Colón en Nueva York.(AP).
Un grupo de activistas protestan en la Quinta Avenida en el día de Cristóbal Colón en Nueva York.(AP).

Nadie, sin embargo, ha anunciado hasta ahora el fin del desfile neoyorquino, que cada año reúne -si no llueve- a más de un millón de espectadores llegadas para celebrar no sólo al navegante nacido en Génova sino a la poderosa comunidad ítalo-estadounidense, representada al más alto nivel por el alcalde Bill de Blasio y el gobernador del estado de Nueva York Andrew Cuomo. Ambas autoridades participaron en el desfile.

El presidente Donald Trump se encargó a su vez de disipar toda duda al calificar a la llegada de Colón a estas costas como un acontecimiento que indudablemente cambió de manera fundamental la historia humana y abrió la vía al desarrollo de nuestras gran nación.

Dos manifestantes exhiben un cartel donde pididen la eliminación de la estatua de Cristóbal Colón en Nueva York. (AFP).
Dos manifestantes exhiben un cartel donde pididen la eliminación de la estatua de Cristóbal Colón en Nueva York. (AFP).

A diferencia de su predecesor Barack Obama, Trump no hizo mención a ningún punto oscuro del descubrimiento.

¿Columbus Day o Día de los Indígenas ?

No obstante, decenas de ciudades estadounidenses han ya remplazado la celebración del Columbus Day -que desde 1937 es feriado federal- por una jornada de homenaje a los pueblos indígenas.

Berkeley, un bastión izquierdista en el estado de California, fue la primera que tomó ese camino. Otras 50 ciudades la siguieron, entre ellas Los ngeles, la segunda de ese país, que en agosto decidió en una votación sustituir a Colón por los indígenas.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, centro derecha, participa en el desfile de Día de Cristóbal Colón en Nueva York. (AP).
El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, centro derecha, participa en el desfile de Día de Cristóbal Colón en Nueva York. (AP).

Incluso en Nueva York las estatuas de Cristóbal Colón están en entredicho.

La más conocida es una erigida para el 400 aniversario del descubrimiento, en 1892, en la cima de una columna de 23 metros de alto con vista a la célebre plaza de Columbus Circle, al pie del Central Park.

Otra estatua, más pequeña, ubicada al interior del parque, fue objeto de vandalismo el mes pasado, cuando una de sus manos fue pintada de rojo, para denunciar que el explorador tendría las manos cubiertas de sangre. En el zócalo alguien inscribió la consigna: el odio no será tolerado.

Varias personas camina cerca de la  la estatua de Cristóbal Colón en Nueva York mientras que un  grupo de personas pidela eliminación del monumento.
Varias personas camina cerca de la la estatua de Cristóbal Colón en Nueva York mientras que un grupo de personas pidela eliminación del monumento.

El lunes, repitiendo una escena que ya ha tenido lugar varias veces en los últimos tiempos, un puñado de manifestantes se plantó ante la estatua de Columbus Circle, que ahora tiene guardia policial cotidiana, para clamar contra Colón y denunciar nuevamente el genocidio, la esclavitud y las violaciones.

La víspera, una conmemoración al pie de la estatua había sido alterada por un puñado de manifestantes que denunciaban la supremacía blanca.

Tuits y contra tuits, manifiestos y contra manifiestos, se suceden para reclamar que se retiren las estatuas y repudiar los homenajes o, por el contrario, protestar contra el revisionismo de la historia.

Tras los actos de violencia cometidos por grupos neonazis en Charlottesville y el posterior debate en torno a los símbolos del racismo, el alcalde de Nueva York designó en agosto a una comisión encargada de decidir qué hacer con los monumentos más polémicos.

A New York Police Department (NYPD) officer stands alert near the statue of Christopher Columbus at the Columbus Circle in New York on October 9, 2017, while a small group of people protest calling for the removal of the statue.  / AFP PHOTO / Jewel SAMAD
A New York Police Department (NYPD) officer stands alert near the statue of Christopher Columbus at the Columbus Circle in New York on October 9, 2017, while a small group of people protest calling for the removal of the statue. / AFP PHOTO / Jewel SAMAD

El fallo de la comisión, anunció Di Blasio, se conocerá recién a comienzos de diciembre, un mes después de los comicios municipales, en los que el alcalde espera ser reelecto.

En este contexto, algunos consideran que el desfile neoyorquino puede ser comparado a una especie que debe ser protegida para evitar que desaparezca.

Es el caso de Steve Cohn y su Laura Scheyer, que llegaron a Nueva York provenientes de Seattle, donde el Columbus Day ya no se conmemora.

Todos los países tienen problemas con su historia, dice Steve Cohn. "¿Pero este desfile reúne a gente que se divierte, y todos tenemos necesidad de hacerlo cuando vemos el estado del mundo de hoy, no?.