Internacional

Fiscal General de Brasil dice que Lula no debería ser jefe de gabinete

 El Fiscal General de Brasil dice que la Corte Suprema no debe permitir que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva asuma el cargo de jefe de Gabinete del gobierno de su sucesora, la mandataria Dilma Rousseff, porque cree que podría entorpecer la investigación que se adelanta en su contra como parte de un amplio entramado de corrupción en la estatal petrolera Petrobras.

Por Brasilia/AP/AFP

 Luiz Inacio Lula da Silva, expresidente de Brasil.(AFP)
 Luiz Inacio Lula da Silva, expresidente de Brasil.(AFP)

El Fiscal Rodrigo Janot.  dijo en un informe enviado a los magistrados del Supremo Tribunal federal  (STF) que “hay elementos suficientes para afirmar que hubo desvío en la finalidad del decreto presidencial”  que nombró al exmandatario  (2003-2010) .

El procurador Rodrigo Janot dijo en un informe enviado a los magistrados del Supremo Tribunal federal  (STF) que “hay elementos suficientes para afirmar que hubo desvío en la finalidad del decreto presidencial”  que nombró al exmandatario 

Rousseff designó a Lula como jefe de gabinete en marzo recién pasado, un nombramiento ampliamente visto como una jugada que protegería al otrora popular mandatario de un posible arresto en el marco de la investigación del presunto pago de sobornos por contratos en Petrobras.

Como miembro del gabinete, Lula sólo puede ser investigado por la Corte Suprema de Brasil.   

Lula, fundador del Partido de los Trabajadores  (PT, izquierda) , es investigado por presunta ocultación de bienes procedentes de la trama de corrupción en la petrolera estatal, un caso que lleva el juez de primera instancia Sergio Moro.

Lula fue investido ministro jefe de gabinete el 17 de marzo, pero el juez del STF Gilmar Mendes suspendió la designación, por sospechar que su objetivo era ponerlo al abrigo de la justicia ordinaria.

El exmandatario dijo en un acto político el fin de semana que esperaba que el STF autorizara su ingreso al gobierno el jueves. Pero hasta ahora no se realizó la sesión plenaria que decidirá si Lula finalmente podrá asumir el cargo.  

Gilmar Mendes, magistrado de la Corte Suprema, suspendió temporalmente el nombramiento de Lula al argumentar que dicha designación ayudaría al ex mandatario a evadir sus líos legales.

El 20 de abril se espera que la Corte confirme la suspensión decretada por Mendes.  

Cambio de parecer

Janot había considerado el 28 de marzo que el nombramiento de Lula como ministro era una “competencia constitucional”  de Rousseff y que su bloqueo “podría causar graves daños al orden institucional” .

Pero ahora cambió de parecer y respaldó con fuerza las sospechas del juez del STF.

Para Janot, la designación del expresidente buscó en efecto “afectar la competencia”  de Moro y “perturbar el avance de las investigaciones criminales”  en la operación Lava Jato.

Janot explicó que cambió de opinión después de analizar “elementos más amplios” , como el audio liberado por Moro de una conversación interceptada entre Lula y Rousseff.

En esa conversación, la mandataria le informaba a su mentor y predecesor que le enviaría el decreto de su nombramiento para que pueda “usarlo en caso de necesidad” , antes de la ceremonia oficial. Esas declaraciones fueron interpretadas como una voluntad de poner a Lula al abrigo de una eventual orden de arresto, algo que Rousseff niega con vehemencia.

Janot también tuvo en cuenta la confesión del senador oficialista Delcidio de Amaral, en el marco de un acuerdo con la justicia a cambio de una reducción de pena, en la que incriminaba a Rousseff y a Lula en el caso Petrobras.