Internacional

Grupo cristiano decapita a un miembro del EI en Siria

Miembros de una milicia rebelde cristiana decapitaron a un combatiente del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la provincia nororiental siria de Al Hasaka, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Por Beirut/EFE/AFP

Imagen de archivo de Al Hasaka, donde habría sido decapitado un combatiente del EI. (Foto Prensa Libre: Internet).
Imagen de archivo de Al Hasaka, donde habría sido decapitado un combatiente del EI. (Foto Prensa Libre: Internet).

La oenegé que citó a activistas en la zona, explicó que efectivos de la fuerza “Sutoro”, conocida como la “policía asiria” , un grupo étnico de credo cristiano, capturaron a un miliciano extranjero del EI en las inmediaciones del pueblo del Tel Tamr y le cortaron la cabeza ayer con un arma blanca.

En los últimos días, las fuerzas asirias, en cooperación con las Unidades de Protección del Pueblo -milicias kurdosirias-, han arrebatado a los yihadistas amplias partes del norte de la provincia de Al Hasaka.

  • Según el Observatorio, los efectivos kurdos y sus aliados han recuperado unos 230 pueblos y granjas en Al Hasaka, en una ofensiva en la que han muerto 260 seguidores del EI.

Gracias a los últimos triunfos, lo adversarios de los radicales han retomado cuatro mil kilómetros cuadrados de Al Hasaka, según los datos de la oenegé aunque esa cifra fue rebajada esta semana por una fuente rebelde cristiana a mil cien kilómetros cuadrados.

Acciones son insuficientes

En tanto, los gobiernos no hacen suficientes esfuerzos para impedir a sus ciudadanos unirse a los yihadistas del grupo Estado Islámico en Siria e Irak, dijo el viernes la embajadora estadounidense en la ONU antes de una reunión del Consejo de Seguridad.

Un estudio realizado por un grupo de expertos de Naciones Unidas reveló que ha habido un incremento de 71% del número de combatientes extranjeros entre mediados de 2014 y marzo de 2015.

El Consejo se reunió con los ministros del Interior de sus 15 países miembro para debatir este tema por primera vez desde la difusión de un estudio de Naciones Unidas que muestra un aumento del número de combatientes yihadistas extranjeros.

“No existen suficientes acciones globales para criminalizar e impedir verdaderamente los desplazamientos de estos combatientes extranjeros desde y hacia las zonas de conflicto”, lamentó Samantha Power.

“Necesitamos que los Estados avancen y creen nuevas leyes si no lo han hecho aún, que apliquen las leyes si no lo hacen, y que tomen medidas concretas para impedir viajar a los combatientes extranjeros”, agregó.

Un estudio realizado por un grupo de expertos de Naciones Unidas reveló que ha habido un incremento de 71% del número de combatientes extranjeros entre mediados de 2014 y marzo de 2015.