Internacional

Hallan restos humanos en convulso estado mexicano de Guerrero

Restos óseos de un número indefinido de personas fueron hallados en un paraje del municipio de Iguala, del convulso estado mexicano de Guerrero y donde 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa desaparecieron en el  2014, informaron el miércoles autoridades locales.

Por Acapulco/AFP

Archivado en:

Caso Ayotzinapa México
Padres de los 43 jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, mantienen fuerte presión mediática al Gobierno de México. (Foto Prensa Libre: EFE)
Padres de los 43 jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, mantienen fuerte presión mediática al Gobierno de México. (Foto Prensa Libre: EFE)

“Elementos ministeriales (investigadores) localizaron y ubicaron en dos predios rústicos de superficie plana fragmentos de cráneo, mandíbulas, huesos, tibia, dientes, peroné y fragmentos de ropa, huaraches, entre otros”, informó la fiscalía de Guerrero en un comunicado.

Los restos fueron encontrados la noche del martes en un lugar conocido como El Mirador, sobre la carretera Coacoyula-Apipilulco, en Iguala.

Medios locales han señalado que los restos humanos fueron localizados luego de una llamada anónima, que estarían calcinados, corresponderían a al menos cuatro personas y serían de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

Sobre esta versión, autoridades de la fiscalía señalaron que se investigan “las circunstancias” en que fueron hallados los restos y que en los próximos días podrían realizarse análisis de ADN.

Guerrero, en la costa del Pacífico y en donde se ubica el popular balneario de Acapulco, es uno de los estados más violentos de México por las batallas entre carteles de las drogas.

Un grupo de 43 estudiantes de la escuela de maestros de Ayotzinapa desapareció la noche del 26 de septiembre en Iguala cuando se apoderaba de autobuses de pasajeros para sus movilizaciones.

Según la fiscalía general, los jóvenes fueron detenidos por policías de Iguala y luego entregados a narcotraficantes, quienes los habrían asesinado y calcinado en un basurero de la localidad de Cocula para luego arrojar los restos a un río.

Pero un grupo de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que hasta abril colaboró en las investigaciones, ha rechazado esta versión sostenida por la fiscalía general.

Este caso provocó una ola de indignación a nivel internacional y generó fuertes cuestionamientos al Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.