Internacional

Iraníes protestan contra Arabia Saudí

Los iraníes salieron a las calles a protestar el viernes contra la ejecución del clérigo chií Nimr al-Nimr por Arabia Saudí, en medio de graves tensiones entre los dos acérrimos rivales regionales. 

Por Teherán/AP

Chiíes saudíes sostienen pancartas con retratos del prominente clérigo musulmán chií Nimr al- Nimr durante la protesta. (Foto Prensa Libre: AFP).
Chiíes saudíes sostienen pancartas con retratos del prominente clérigo musulmán chií Nimr al- Nimr durante la protesta. (Foto Prensa Libre: AFP).

Horas después el canciller iraní insistió, en una carta al secretario general de las Naciones Unidas, que Irán no tiene deseo de exacerbar los ánimos y que los saudíes deben “tomar una decisión crucial”: seguir apoyando a extremistas y al odio sectario, o promover las buenas relaciones y la estabilidad entre vecinos.       

Arabia Saudí rompió relaciones con Irán luego que una muchedumbre enardecida atacó dos sedes diplomáticas saudíes en Irán el domingo pasado. Tales protestas surgieron después de que los saudíes ejecutaron a Nimr al-Nimr el día anterior.       

Tras los acostumbrados rezos musulmanes de los viernes en Teherán, miles de feligreses se aglomeraron esgrimiendo retratos de al-Nimr y gritando “¡Muerte a Al Saud!” —en alusión a Arabia Saudí—, “¡Muerte a Estados Unidos!” y “¡Muerte a Israel!”.       

Las protestas en Teherán duraron unos 40 minutos y tuvieron lugar en la plaza frente a la mezquita Mosalá, el principal templo para las plegarias de los viernes en Teherán.       

La prensa estatal iraní reportó que estallaron manifestaciones parecidas en otras partes del país. Toda la semana en distintas partes del Medio Oriente han estallado protestas de chiís por la ejecución de al-Nimr.       

El canciller iraní Javad Zarif dijo, en una carta al secretario general de la ONU Ban Ki-moon, que Irán “no tiene deseo ni interés alguno en exacerbar las tensiones en nuestra región” y que espera que Arabia Saudí “entre en razón”.       

En la carta, que fue obtenida por la  AP  el viernes, Zarif dijo que desde que fue elegido el presidente Hasán Ruhani, el gobierno ha enviado señales públicas y privadas a Arabia Saudí “sobre nuestra disposición a entablar un diálogo y establecer acuerdos a fin de promover la estabilidad regional y combatir la violencia extremista”.       

Sin embargo, también acusó a los saudíes de tratar de frustrar el acuerdo logrado en julio entre Irán y varias potencias mundiales sobre el programa nuclear iraní, de apoyar y adoctrinar “extremistas perpetradores de actos de terrorismo”, de respaldar “terroristas extremistas en Siria y en otros países” y de librar “una guerra sin sentido” en Yemen.       

Zarif además acusó a los saudíes de participar en “provocaciones a veces letales contra Irán”.

Citó como ejemplo varios ataques con explosivos perpetrados por saudíes contra instalaciones diplomáticas iraníes en Yemen, como por ejemplo los ocurridos el 24 de abril y el 18 de septiembre del año pasado, y el 7 de enero de este año.