Internacional

Juez autoriza extradición de Kim Dotcom a EE. UU.

Un juez de Nueva Zelanda determinó este miércoles que el controvertido empresario Kim Dotcom y tres de sus colegas pueden ser extraditados a Estados Unidos para afrontar acusaciones de violación de derechos de autor.     

Por Wellington/AP

El emprendedor de internet el alemán-finlandés Kim Dotcom enfrenta a la justicia. (Foto Prensa Libre: EFE).
El emprendedor de internet el alemán-finlandés Kim Dotcom enfrenta a la justicia. (Foto Prensa Libre: EFE).

Los abogados de Dotcom dijeron haber presentado una apelación contra el fallo.       

La decisión del juez Nevin Dawson llega casi cuatro años después de que las autoridades estadounidenses cerrasen el sitio web de intercambio de archivos de Dotcom.

La plataforma, Megaupload, llegó a ser uno de los sitios web más visitados de internet. La fiscalía afirma que ganó al menos US$175 millones, sobre todo de personas que lo utilizaban para descargar de forma ilegal canciones, series de televisión y películas.       

Estados Unidos ha acusado a los cuatro hombres de conspiración para violar derechos de autor, crimen organizado y blanqueo de dinero. Si se les declara culpables podrían recibir penas de cárcel de décadas.       

Sin embargo, es probable que las apelaciones a la decisión judicial lleven al menos un año.       

“Terminará en el Tribunal Supremo, no hay dudas sobre eso”, dijo el abogado de Dotcom Ron Mansfield, refiriéndose al máximo tribunal neozelandés. “Las cuestiones legales son muy complejas e interesantes”.       

El juez Dawson, que presidió la vista de nueve semanas, escribió en su fallo: “La abrumadora preponderancia de las pruebas establece un caso de prima facie para que todos los acusados respondan por cada uno de los cargos”.       

El juez sólo tenía que decidir si Estados Unidos tenía un caso válido, y no si pensaba que los hombres eran culpables o inocentes.       

Estados Unidos alegó que el sitio web costó más de US$500 millones a los propietarios de derechos de autor, entre los que estaban grandes estudios de cine de Hollywood.

La fiscalía dijo haber interceptado comunicaciones que mostraban que los hombres hablaban sobre ser “los piratas modernos” y “malvados”.       

Dotcom alegó que no se le puede responsabilizar por las acciones de otros que decidieron utilizar su web para propósitos ilegales, y que cualquier caso debería instruirse en un tribunal civil.       

El caso podría tener implicaciones más amplias para los infractores de derechos de autor. Si el argumento estadounidense se impone, señaló Mansfield, sitios como YouTube y Facebook tendrían que controlar su contenido con más cuidado.       





El caso también plantea dudas sobre hasta dónde llega la jurisdicción de Estados Unidos en una era en la que internet ha borrado muchas fronteras tradicionales. Dotcom dice que nunca ha pisado Estados Unidos.       

Dotcom, nacido en Alemania como Kim Schmitz, ha disfrutado desde hace tiempo de un estilo de vida ostentoso.       

En el 2012 fue arrestado en Nueva Zelanda tras una impactante redada policial en su mansión.       

Salió libre bajo fianza poco después y lanzó un disco de música, comenzó otra empresa de intercambio de archivos en internet llamada Mega y fundó un partido político que se presentó sin éxito en las elecciones neozelandesas del 2014.    

Además de Dotcom, que fundó Megaupload y era su principal accionista, Estados Unidos quiere la extradición de los exdirectivos de Megaupload Mathias Ortmann, Bram van der Kolk y Finn Batato.       

“Hoy no se hizo justicia”, escribió en Twitter Ira Rothken, también abogado de Dotcom.       

La ministra de Justicia de Nueva Zelanda, Amy Adams, tendría que firmar cualquier extradición.

En un comunicado el miércoles, Adams dijo que esperaría a la conclusión de cualquier apelación antes de tomar una decisión final. También su decisión puede verse sujeta a revisión judicial.       

Los acusados permanecieron en libertad bajo fianza tras el veredicto del miércoles, a la espera de que se resuelvan sus apelaciones.       

“Esta es mi Navidad más rara de la historia”, comentó en Twitter Dotcom antes de conocer el veredicto.