Internacional

¿Una de las lunas de Júpiter podría albergar vida?

Un nuevo estudio de la Nasa sugiere que el océano bajo la superficie helada de la luna Europa de Júpiter tendría el necesario equilibrio de energía química para que la vida pudiera existir allí, incluso sin actividad hidrotermal volcánica.

Por Redacción

Imagen de la Nasa de la superficie de la luna Europa de Júpiter. (Foto tomada del sitio: www.jpl.nasa.gov9.
Imagen de la Nasa de la superficie de la luna Europa de Júpiter. (Foto tomada del sitio: www.jpl.nasa.gov9.

La Nasa cree que la luna Europa esconde un océano de agua líquida salada debajo de su corteza helada. La respuesta al misterio podría depender de si Europa dispone de entornos en los que los productos químicos se cotejan en las proporciones adecuadas para alimentar los procesos biológicos; la vida en la Tierra explota esos nichos.

El sitio en español de la Nasa cita que científicos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa en Pasadena, California, compararon el potencial de Europa para la producción de hidrógeno y oxígeno de la Tierra por medio de procesos que no implican directamente el vulcanismo.

El equilibrio de estos dos elementos es un indicador clave de la energía disponible para la vida.

El estudio encontró que las cantidades serían comparables en escala; en ambos mundos, la producción de oxígeno es aproximadamente 10 veces mayor que la producción de hidrógeno, según el artículo publicado en el sitio www.lanasa.net.

Steve Vance, uno de los científicos del estudio reconoce lo complejo del análisis, "Estamos estudiando un océano extraterrestre utilizando métodos desarrollados para comprender el movimiento de la energía y los nutrientes en los sistemas propios de la Tierra.

El ciclo del oxígeno y el hidrógeno en el océano de Europa sería un factor importante para la química de ese océano y toda la vida allí, tal como lo es en la Tierra", dijo, según cita www.lanasa.net.

En el estudio los investigadores calcularon la cantidad de hidrógeno que podría producirse en el océano de Europa a medida que el agua de mar reacciona con la roca, en un proceso llamado serpentinización.

En dicho proceso, el agua se filtra en los espacios entre granos minerales y reacciona con la roca para formar nuevos minerales, liberando hidrógeno en el proceso.

Los investigadores examinaron cómo se abrirían las grietas en el fondo marino de Europa, mientras el interior rocoso de la luna sigue enfriándose tras miles de millones de años de formación.

Nuevas grietas exponen roca fresca al agua de mar, donde más reacciones que producen hidrógeno pueden tener lugar.

Cilck aquí para leer el artículo completo en inglés en el sitio oficial de la Nasa.