Internacional

Matan a balazos a 11 miembros de una familia en localidad de México

Once miembros de una familia fueron asesinados por un comando armado en el municipio mexicano de Coxcatlán, en la zona limítrofe de la sierra de Puebla con el estado de Oaxaca, informaron el viernes fuentes oficiales.

Por Puebla/AFP

Archivado en:

México Violencia
(Imagen de referencia). Oficiales del Ejército resguardan la escena de un crimen en México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
(Imagen de referencia). Oficiales del Ejército resguardan la escena de un crimen en México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Los hechos ocurrieron el jueves pasadas las 23.30 hora local  (04.30 GMT) cuando un grupo de encapuchados abrió fuego contra una familia en la colonia San José El Mirador, al parecer por una vieja disputa entre familias por motivos religiosos.

En declaraciones a Efe vía telefónica, el presidente municipal de Coxcatlán, Vicente López de la Vega, señaló que después de la medianoche el inspector de la zona reportó la muerte de once personas -cuatro hombres, cinco mujeres y dos niñas menores de edad- por impactos de bala, todos miembros de la misma familia.

“Al parecer vivían en la misma vivienda, hemos ido armando un rompecabezas de la poca información que ha fluido”, señaló.

Además, hay dos niñas de 4 y 5 años que fueron heridas de gravedad al recibir impactos de bala en el tórax y el abdomen.

Ambas son primas y se encuentran internadas en el Hospital General de Tehuacán. La menor de 5 años, quien recibió un disparo en el abdomen, se encuentra en el quirófano y su estado de salud es crítico, dijeron a Efe fuentes del nosocomio.

Según un reporte preliminar de la Fiscalía General de Puebla, detrás del crimen puede estar “una pugna añeja entre familias y posibles diferencias entre evangélicos y católicos”.

Hipótesis

  • Las autoridades apuntan a que una añeja disputa familiar pudo detonar la masacre.
  • También se analizan posibles diferencias entre católicos y evangélicos.

López de la Vega dijo que en esa zona “hay católicos y evangélicos”, por lo que podría ser “una cuestión de índole religioso”, aunque tampoco descartó la posibilidad de que el evento esté “relacionado con el crimen organizado”.

En la escena del crimen trabajan unos 20 peritos, miembros de la Fiscalía de Delitos de Alto Impacto, así como policías municipales y estatales.

El presidente municipal explicó que la información fluye “de manera muy lenta”  porque no hay comunicación con el lugar ni por celular ni a través de radio.

“Estamos en espera de que (los funcionarios que se encuentran en el lugar) nos den su parte informativo, sobre todo la Fiscalía, para no seguir especulando”  sobre el móvil, apuntó.

La Fiscalía estatal indicó en un comunicado que “inicialmente se tiene referencia de que personas a pie llegaron a donde se encontraba la familia y realizaron diversas detonaciones, retirándose también a pie”.

Además, señaló que cuenta con “el testimonio de dos personas que estaban en el sitio cuando ocurrieron los acontecimientos”.

La investigación abierta por los hechos deberá determinar las causas de la matanza.

Puebla es un estado donde la violencia ligada al narcotráfico no está tan presente como en otras zonas del país, pero es conocida por ser una de las regiones con más linchamientos de México.

El Mirador “es una comunidad en armonía, pero las cosas cambian. Hay migración, muchos se van al norte del país y a Estados Unidos y, a veces, al regresar se echa a perder la armonía”, dijo López de la Vega.

Robos de combustible

Aunque Puebla no es un estado especialmente azotado por la violencia, ha registrado llamativos crímenes en los últimos meses.

En abril pasado, en los límites con Veracruz, se hallaron siete cuerpos, cuatro de ellos calcinados dentro de un vehículo y otros tres con impactos de bala cerca de unas instalaciones de la estatal Petróleos Mexicanos Pemex. Dos de los cadáveres eran de familiares de un cabecilla del cártel de Los Zetas.

En marzo, en una zona rural cercana a la ciudad de Puebla, se hallaron un número indeterminado de cadáveres mutilados y parcialmente deshechos en ácido en varios contenedores.

Mientras que el 31 de mayo, cuatro personas murieron cuando un comando armado aparentemente dedicado al robo de combustible abrió fuego en un poblado de Palmar de Bravo, a unos 200 km de la capital mexicana.

Según Pemex, Puebla es el estado con mayor incidencia de robo de combustible de todo México. En 2015, la empresa detectó 5.200 tomas clandestinas alrededor del país.