Internacional

Muere "Arturo", el último oso polar  en cautiverio en zoológico de Argentina

"Arturo", un oso polar de 31 años, el último que se hallaba en cautiverio en Argentina, murió el domingo en el zoológico de Mendoza, paseo cerrado al público luego de la muerte de decenas de animales.

Por Buenos Aires/AFP

El oso polar "Arturo" de 31 años, el último que se hallaba en cautiverio en Argentina. (AFP).
El oso polar "Arturo" de 31 años, el último que se hallaba en cautiverio en Argentina. (AFP).

El oso, por cuya liberación la organización Greenpeace había reunido miles de adhesiones en 2014, había sido traído desde Estados Unidos 23 años atrás.

“Arturo fue un caso testigo. Esperamos que sea el último oso polar retenido en un zoológico de nuestro país y que su caso obligue a las autoridades a rever la situación de las demás especies exóticas que sobreviven en su misma situación”  dijo Soledad Sede portavoz de Greenpeace en un comunicado.

El zoológico de Mendoza, que cuenta con dos mil ejemplares en 48 hectáreas, fue cerrado al público a mediados de junio tras la muerte de unos 64 animales entre diciembre pasado y mayo de este año.

Investigaciones determinaron que la presencia de bacterias combinada con las condiciones de hacinamiento de muchos ejemplares se cuentan entre las causales de muerte.

El zoológico informó que "Arturo", que por su edad presentaba un cuadro terminal, “falleció por un desbalance hemodinámico lo que desencadenó una descompensación multisistémica” .

En el 2012 una campaña de organizaciones defensoras de animales bregaron por su traslado a un zoológico de Canadá y lo catalogaron como el oso más triste del mundo cuando "Arturo" cayó en un estado depresivo por la muerte de su compañera, una osa traída desde Alemania.

Sin embargo una junta de veterinarios determinó que el animal no estaba en condiciones de resistir un traslado.

“Pasó sus últimos tiempos en la región de Cuyo donde su existencia no realizó ningún aporte a la conservación de esta especie en vías de extinción” , destacó Greenpeace que pide la reconversión del zoológico en un ecoparque.

El otro oso polar que vivía en Argentina murió en el 2012 en el zoológico de Buenos Aires, cuya transformación en un parque ecológico anunció la alcaldía la semana pasada.

El famoso "Arturo"

El oso polar  tuvo en vilo al mundo por las condiciones en las que sobrevivió en el paseo faunístico local durante varios años, lo que llevó a pedidos internacionales para su liberación y traslado a Canadá.

Sin embargo, por su vejez, tras un minucioso estudio y consulta con especialistas, se decidió que debía permanecer en cautiverio en Mendoza. Es que trasladarlo podía significar que su muerte se anticipara.

Así, luego de un 2013 con reclamos internacionales para que fuera enviado a otro país y un 2014 complicado, que llevó a la autoridades, junto con organizaciones ambientalistas, a mejorar las condiciones de habitabilidad, "Arturo" logró reponerse, aunque con los mesas, la edad comenzó a impactar en su estado.

En el primer semestre del 2016 ya se han producido casi 80 fallecimientos de especies en el zoológico, lo que ha provocado la preocupación nacional. Han muerto desde ciervos gamos, cabras, ñandúes y pumas hasta una pantera, un loro y una guacamayo, entre otros animales.

Las causas de la mayoría de los decesos aún son una incógnita. Mientras desde el Gobierno creen que se trata de posibles envenamientos, producto de un boicot interno, los empleados le achacan al Ejecutivo falta de gestión y desidia frente al hacinamiento, lo que le permitiría transformarlo en un ecoparque, proyecto que impulsa el oficialismo en la Legislatura provincial, pero que ha quedado frenado por "dudas" de la oposición.

De hecho, frente a esta situación, que ha tomado cada vez mayor trascendencia, el propio gobernador, Alfredo Cornejo, no descarta la posibilidad de que el paraje sea cerrado definitivamente. Por ahora, desde mediados de mayo, el zoo se encuentra sin acceso al público "por tiempo indeterminado".

Hasta la diva de los teléfonos, Susana Giménez, se ha sumado al rechazo al manejo del zoo y le ha pedido al mandatario que "haga algo" por los animales para que dejen de morir.

El zoológico provincial cuenta con más de dos mil ejemplares de las más variadas especies y ha sido noticia nacional e internacional en varias oportunidades.

Además de la seguidilla actual de decesos y del reciente supuesto ataque a un hipopótamo, que tenía signos de haber sido baleado y tajeado, en noviembre del año pasado se conoció la muerte del hipopótamo Yanqui, luego de tragarse una pelota de tenis.

En el 2015 hubo decesos de leones. En el 2014, por el supuesto accionar de una jauría, se registró una matanza de guanacos, llamas y ñandúes. También al zoológico local se lo recuerda por las pérdidas de cinco jirafas que se produjeron desde mediados de los años 90.