Internacional

Mueren seis inmigrantes en choque de autobús en Arkansas

Un autobús que transportaba a jornaleros agrícolas inmigrantes de Michigan a Texas se salió de una carretera y chocó contra un puente este viernes en Arkansas, causando la muerte de seis personas y heridas a otras seis.

Por Arkansas/AP

El impacto le arrancó casi todo el techo al autobús y lanzó a algunos de los pasajeros a la carretera, pero el chofer sobrevivió.    

El accidente ocurrió alrededor de la una de la madrugada de este viernes en la carretera Interestatal 40.

Una fuerte tormenta había pasado por el área y dejó detrás llovizna y niebla, pero no estaba claro de momento si las condiciones climáticas fueron un factor.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte investiga el caso y se concentraba inicialmente en la posibilidad de fatiga del chofer, si bien los investigadores podrían enfocarse en otros factores una vez que estén en el lugar del accidente, dijo el portavoz Eric Weiss.       

Roberto Vásquez, de 28 años y residente en Monroe, Michigan, estaba al volante cuando el vehículo se salió de la carretera, chocó contra un muro y seguidamente contra el puente.

Vásquez dijo a los investigadores que vive en Arcadia, Florida, pero en su licencia de conducir aparece una dirección en Monroe, Michigan, comentó el vocero de la policía estatal de Arkansas, Bill Sadler.       

Tres de los que murieron salieron disparados por el impacto y otro quedó parcialmente fuera. Los otros dos murieron dentro del vehículo, dijo el coronel Bill Bryant, jefe de la policía estatal de Arkansas.       

Vásquez aceptó someterse a análisis rutinarios de drogas y alcohol, pero no había indicios de que estuviese ebrio o drogado, dijo el mayor de la policía estatal Mike Foster.       

Funcionarios de carreteras dijeron que el puente no fue afectado estructuralmente, aunque el impacto arrancó casi todo el techo del autobús, mayormente en la parte trasera.

El tránsito quedó afectado durante horas, pero la escena quedó despejada antes del amanecer.       

El chofer y otros dos empleados de Vasquez Citrus and Hauling, una compañía de Lake Placid, Florida, que provee trabajadores agrícolas extranjeros por medio del programa federal de visas H-2A, habían estado transportando a 19 jornaleros desde Monroe, Michigan, hasta Laredo, Texas.       

Una mujer que respondió al teléfono en la compañía este viernes colgó cuando The Associated Press llamó para solicitar información.      

Doce de los sobrevivientes al accidente son originarios de México, de acuerdo con una lista dada conocer el viernes por la tarde por la policía estatal de Arkansas. Otros tres viven en Florida, mientras que las autoridades desconocer el lugar de residencia de otro sobreviviente. Sus edades oscilan entre los 19 a los 43 años.       



La nacionalidad de los fallecidos aún no ha sido establecida. (Foto Prensa Libre: AP).
La nacionalidad de los fallecidos aún no ha sido establecida. (Foto Prensa Libre: AP).


Las autoridades aún no han revelado los nombres y nacionalidades de quienes murieron en el accidente del viernes, pero dijo que el consulado mexicano está ayudando a contactar a los familiares de las víctimas.       

Al lugar llegaron agentes de inmigración, pero sólo para ayudar a las autoridades locales a comunicarse en español con los sobrevivientes, de acuerdo con Bryan Cox, vocero del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas.

Dijo que la agencia no planeaba presentar cargos ni investigaba a nadie involucrado en el accidente.       

Jeff Lawson, dueño de Continental Charters en Detroit, dijo al periódico Arkansas Democrat-Gazette que vendió un autobús el sábado a un hombre que “dijo que necesitaba un segundo vehículo para transportar a personas desde Detroit a Texas y Florida”.

Lawson dijo que como parte de la venta, él estipuló que el comprador tenía que retirar la palabra “Continental” del autobús.      

El comprobante de venta y el título del autobús, ambos fechados el 31 de octubre, valúan el vehículo en US$8 mil.       

El portavoz del Departamento de Transporte de Michigan, Michael Frezell, indicó que el autobús Van Hool modelo 1997 había aprobado todas sus revisiones anuales desde el 2009, como lo exige la ley estatal.

Frezell dijo que el vehículo fue revisado por última vez en abril, y que los funcionarios de transporte desconocen en qué estado se encontraba al momento de ser vendido.       

La Cruz Roja brindaba servicios de salud mental para quienes resultaron ilesos.       

“Como se pueden imaginar, la gente está muy alterada por esto”, indicó la directora regional de comunicaciones, Brigette Williams.